¿Técnica de lectura? Apuntes genealógicos

Lo que sigue son sólo apuntes para una reflexión posterior más elaborada sobre el concepto de lectura técnica en nuestra ápoca.

Es un tópico ya en Humanidades digitales discutir sobre el libro y lo que viene conjuntamente con él : lector, autor, cultura, edición, salvaguarda, literatura, etcétera. Y es recurrente también leer y escuchar afirmaciones ya muy habituales como: «el futuro del libro es digital«, «la tecnología ha modificado la lectura y la escritura», «el libro ha llegado a su fin», etcétera. Pero lo interesante es cuando uno hurga un poco en el discurso, éste se compone al final de ciertos lugares comunes sobre el poder de la tecnología, sobre las disciplinas, sobre las instituciones de transmisión cultural, sobre nociones de transmisión cultural muy determinadas, sobre ciertas ideas -educativas, políticas, estéticas, etcétera- de los efectos que la tecnología tiene sobre los individuos. Las discusiones se hayan ya estructuradas perfectamente y las posiciones teóricas y prácticas se van tomando de acuerdo a esas discusiones.

Santo Tomás leyendo

Quizás un buen ejercicio de pensamiento sería desplazar los espacios de la discusión para tratar de determinar qué sería aquello que podemos llamar cambios tecnológicos en el mundo de la transmisión y reproducción de lo libresco.

En una clase, «Humanidades Digitales. Algunos problemas», que Ernesto Priani Saisó imparte en el posgrado de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, se inició una discusión generada por la revisión de la distinción distant reading/close reading. Tal distinción se usa actualmente en ciertos espacios de reflexión, casi siempre de la academia anglosajona, para pensar lo que implica la introducción de bases de datos orientadas a grafos en la lectura de una gran cantidad de textos para obtener información, interpretar y argumentar en teoría literaria y otras disciplinas afines. La discusión, que trataba de determinar el uso de programas de producción de datos por humanistas para realizar su labor de producción de cultura, decantó en la pregunta: ¿es lectura aún el distant reading?

San Jerónimo leyendo una carta

La pregunta estaba formulada desde cierto ámbito histórico de pensamiento que tomaba en cuenta un acercamiento genealógico de las prácticas, valoraciones y sensibilidades condensadas en la práctica de la lectura humanística. Así, se puso de relieve la idea humanística aún reinante de que en el acto de lectura hay una autoridad del libro que se impone en la práctica de lectura. Esa autoridad estaba estructurada por las ideas del genio artista, de la institución conformada por especialistas y por la de la empresa editorial. Leer en términos humanistas era un acto valioso de obediencia y constricción a la tradición -siguiendo la idea de la lectura religiosa. Tal caracterización de la lectura humanística se mantenía aún cuando se afirmara que el acto de leer tenía en sí mismo su finalidad como un acto de placer -sin introducir la caracterización de reproducción y difusión de la cultura.

De allí la pregunta, ¿en qué sentido es leer el distant reading? ¿Acaso sólo es un método de investigación? ¿Se trata de una cosa diferente a la lectura? ¿Es otra lectura? ¿Hay lectura sin individuo lector? ¿Una máquina lee así como se dice que la cámara de cine captó una escena? ¿Para qué usar la palabra lectura en este caso?

La cuestión aquí es que quizás valdría pensar la cuestión en términos histórico-técnicos, estético-técnicos. Quizás así se podría determinar las alteraciones tecnológicas a la lectura.

Creative Commons License ¿Técnica de lectura? Apuntes genealógicos by Francisco Barrón is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.5 Mexico License.

Esta entrada fue publicada en humanidades digitales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.