El currículum oculto en la educación en línea

Claves: CO : Currículum oculto EEL : Educación en línea MOOC´s : Massive on line open course HAV´s : Habilidades, actitudes y valores TIC : Tecnologías de la información y la comunicación

El currículum oculto

Sin duda la educación en línea (EEL) se ha vuelto una alternativa para muchas personas que están en disposición de continuar sus estudios y disponen de poco tiempo, viven en lugares apartados o cuentan con pocos recursos. Desde hace décadas se ha planteado que la educación dentro de los contextos educativos se funda en lo que se conoce como currículum oculto (CO) el cual no está formalizado ni es evidente,  pero incide en las prácticas educativas y el aprendizaje sobre todo de actitudes básicas de las personas que pertenecen a las instituciones educativas. Es sabido que el CO se pone de manifiesto en las normas, los reglamentos, horarios y conductas asumidas para cada grupo o jerarquía, es decir, se manifiesta en todas partes. Imprime su sello en las acciones y actitudes  dentro de las instituciones escolares. Es rutinario, reiterativo y se repite de manera consistente por lo que se instala en la vida escolar y la convivencia de todos los días. Dado su carácter oculto e informal no se puede evaluar, aunque se manifiesten sus resultados en la práctica cotidiana. Así, son las prácticas concretas dentro de las instituciones educativas las que implantan un aprendizaje a-curricular en cuanto a saberes, actitudes, valores y actos posibles, de donde la vida cotidiana,  las relaciones entre directivos, docentes y alumnos, es decir, las acciones y sociales escolares son la fuente del CO, independientemente de lo que se declara formal y verbalmente en torno al currículum, misión y visión de las instituciones escolares. Por la vía de los hechos se da la transmisión de ideologías y estructuras implícitas jererquizadas políticamente, y es a través del CO que los educandos introyectan las expectativas asociadas a su saber, disciplina y profesión. Por ejemplo, acciones y actitudes tan sencillas como la puntualidad, la participación, la disposición a obedecer, a aceptar determinadas jerarquías y estructuras de saber y poder, son resultado de los aprendizajes derivados del CO. La evaluación por ejemplo, es otro ámbito en el que se muestra el CO, en su carácter estandarizador, controlador, sancionador, jerarquizador, segregador y promotor de expectativas sobre premios y castigos (1).

Ahora bien, lo anterior se ha elucidado desde hace mucho con respecto de las prácticas educativas escolares presenciales, pero ¿qué pasa con las prácticas educativas virtuales, tienen o no una fundamentación en alguna clase de currículum oculto?  De entrada, dado su carácter virtual, la educación en línea fácilmente se comprende como si estuviera desasociada de la institución educativa. Un caso extremo son los MOOC´s que al no generar en todos los casos una certificación por los cursos tomados a la carta, pareciera que carecen del sentido escolar del saber y que por ende son completamente “libres” del CO. Pero en realidad la educación en línea parte de instituciones educativas y está centrada en prácticas educativas institucionales que le permiten ser administrada, planificada y proyectada, y por lo mismo tendría que analizarse cada institución y modelo para determinar las características del CO en que su fundan.

Educación en línea, currículum oculto y perfil de ingreso

A pesar de que habría que analizar el CO de cada institución que ofrece EEL, podemos tratar de establecer algunas líneas generales el CO dentro de los modelos de educación en línea en general. En ese sentido, ¿qué características tiene el CO dentro de la educación en línea? ¿Qué tipo de expectativas y codificaciones jerárquicas, prácticas la sustentan? Considero que parte importante del currículum oculto de la educación en línea se sustenta en la creencia extendida en que se debe continuar estudiando, más allá de las edades  y momento escolares, así como en la necesidad económica de escalar puestos o niveles profesionales. Así, el concepto de “educación permanente” entendido como a. la reestructuración constante de las personas a través de prácticas educativas (2); y b., la necesidad de que las personas estén transitando por niveles educativos institucionalizados a lo largo de toda su vida, forma parte del CO de la educación en línea, al justificar su existencia contextualizándola en las nuevas modalidades educacionales de los entornos nacionales y global. Asimismo, las perspectivas pedagógicas vinculadas con la educación en línea reflejan una forma de construcción de la subjetividad centrada en la autonomía, el autoaprendizaje, la tolerancia a la frustración, la colaboración, el conocimiento básico del uso de las TIC, etc., como cualidades culturales necesarias para el ingreso, permanencia y egreso de las personas en los modelos educativos en línea. Tales elementos lo mismo forman parte de las habilidades, actitudes y valores (HAV´s) a desarrollar a través de la educación y en ocasiones se establecen de manera formal y explícita en el currículum, pero también son parte de las HAV´s precurriculares que son requisito para todo aquél que desee ingresar en los modelos de educación en línea. Hay además otro componente acurricular como requisito para el ingreso a los modelos de educación en línea, y es la conectividad, lo cual incluye el que los aspirantes posean el hardware  y software necesario así como la conexión adecuada a Internet.

Con los elementos anteriores se establecen algunos rasgos del CO de la educación en línea, tales como un  perfil de ingreso específico que incluye habilidades previas o en formación, que habrán de ser reforzadas durante el paso por la EEL, así como el acceso a las TIC y la conectividad. Todos ellos rasgos propios de un perfil de clase social de media baja en adelante, lo cual de manera implícita cierra el acceso de la educación en línea a quienes no estén dentro de dicho rango de clase social. Ello en contradicción con la pretensión de que los modelos de educación en línea contribuyan con la educación permanente como vía para generar el desarrollo de los pueblos, la inclusión y el combate a las inequidades sociales (2) a través de la reestructuración continua de los seres humanos por la vía educativa. Si para la educación permanente deben aprovecharse todas las posibilidades que ofrece la sociedad (3) para brindar flexibilidad, diversidad y accesibilidad a la educación en tiempo y espacio (4) entonces la restricción de clase social de la educación en línea constituye una limitación para su empleo en la educación permanente. Lo anterior es entonces parte del currículum oculto de la EEL que se plantea como educación inclusiva, para cada vez más personas, pero en realidad sólo permite el ingreso a quienes cuenten con el perfil de clase y las condiciones materiales necesarias.

Poder y jerarquía entre docentes, alumnos, directivos e instituciones

Por otra parte, en la medida en que los modelos de educación en línea son impartidos mayoritariamente por instituciones educativas o consorcios culturales (editoriales, fundaciones, etc), entonces en la EEL prevalece además un currículum oculto derivado y vinculado con las creencias, intereses y filiaciones de instituciones de origen. Lo anterior impregna también las relaciones entre docentes, estudiantes, institución y directivos. En los modelos de EEL el tope de la jerarquía lo tienen los directivos institucionales, lo mismo que en cualquier otra institución, y desde ahí se establecen las políticas que habrán de normar las relaciones entre docentes y estudiantes en línea. Así, las políticas de evaluación, los tipos de actividades de aprendizaje, el tipo de intercambios entre docentes y alumnos, se regula por la institución a través de sus directivos. En donde hay un cambio de rol evidente, y con ello de implicaciones en el currículum oculto, es en la manera en que se da la interacción entre docentes y estudiantes. El docente se transforma en facilitador, administrador y en general operario  del modelo, sobre todo en aquellas instituciones en donde éste no interviene en la creación del diseño instruccional, y su papel es básicamente el de dar seguimiento a alumnos, revisar  y evaluar actividades de aprendizaje, resolver algunas dudas que surjan de la implantación del diseño instruccional. Lo anterior incide en la configuración de poder del docente, ya que por su carácter eminentemente operativo se reduce su jerarquía y su ejercicio de poder. Existen otras instituciones en donde el docente en línea tiene la posibilidad de generar diseños instruccionales de corto alcance, y su ejercicio de poder es mayor ya que tiene la potestad de decidir sobre los contenidos y recursos a emplear dentro de su diseño instruccional para los grupos que atienda. Otro elemento importante dentro del CO son las condiciones laborales de los docentes en línea, quienes mayoritariamente son contratados por varios periodos cortos casi siempre menores a un semestre, bajo régimen de honorarios, ya sea por grupo o por tiempo parcial. El tipo de contratación de estos docentes obedece al criterio de que “se dedica poco tiempo a la docencia en línea”, y de que “es una actividad complementaria de alguna otra actividad económica principal”. Lo anterior implica ausencia de contrataciones que brinden seguridad laboral y pago adecuado (5), pero sí conllevan sobrecarga de trabajo, lo cual se agudiza si es el propio docente quien realiza el diseño instruccional. El mensaje de CO en esto es que la educación en línea “es fácil”, que se requiere poco tiempo para cumplimentarla por parte de docentes y de estudiantes. En fin que se trata de una educación de menor calidad a la que recurren personas que necesitan títulos y certificados exclusivamente para tener movilidad en el ámbito laboral.

En cuanto a la relación de poder entre estudiantes y docentes, en realidad es contradictoria, porque si bien el docente es cada vez más un operario de un diseño instruccional, buena parte de los estudiantes se dirigen a él desde sus experiencias previas en el ámbito escolarizado, con temor, a la defensiva, asumiendo que el papel del docente es el de perjudicarles de alguna manera. Esta postura limita mucho los esfuerzos de aprendizaje en la EEL, y forma parte del CO que se viene arrastrando una configuración de poder desde la educación tradicional en los modelos presenciales. Por su parte, dada la inclusión de evaluaciones de estudiantes a profesores en diversos niveles y modalidades educativas, en la educación en línea también se practican este tipo de encuestas de evaluación. Tales evaluaciones docentes conllevan el mensaje oculto del tipo de docente en línea que se debe ser, por lo que los resultados arrojados son indicador de las áreas de mejora necesarias para la práctica del docente en línea, y ofrecen la expectativa de que su cumplimiento redunda en la prolongación de la estancia docente dentro de una institución educativa. Tales evaluaciones por ello pueden ser vivenciadas como mecanismos de control y en un momento dado de exclusión del docente, más aún ante la ausencia de relaciones laborales docente-institución educativa que sean de larga duración,  lo que permite la enorme rotación e incertidumbre laboral en línea.

En conclusión, hay elementos del CO de la educación presencial que se repiten en la EEL, pero podemos mencionar en síntesis que hay aspectos distintivos de un CO dentro de la educación en línea como por ejemplo: la delimitación de un segmento de clase social para los alumnos elegibles, la caracterización de un perfil de ingreso con cualidades específicas ya adquiridas o en formación; la vinculación entre educación en línea y los conceptos de educación permanente y educación durante toda la vida. La asunción de que los modelos de educación en línea son “más fáciles” que los presenciales debido a su flexibilidad y ubicuidad. La predisposición a considerar que el trabajo docente en educación en línea es meramente operativo y de menor calidad que el del docente presencial; y la creencia en que los modelos de educación en línea tienen por únicos objetivos la profesionalización y la movilidad laboral de quienes estudian en en ellos. ¿Hasta qué punto estos rasgos del CO de la EEL posibilitan o limitan el logro de los objetivos propiamente educativos? ¿Hasta qué punto los elementos del CO de la EEL posibilitan o limitan el éxito de las instituciones (educativas o no) que ofrecen servicios educativos en línea, así como de las prácticas propias de la EEL?

Referencias

(1) Murillo Estepa, E. y Santos Guerra, M. A. (2012). Sobre el currículum oculto escolar, pp. 3-18. Recuperado el 6 de Julio de 2015 en http://www.omegalfa.es/downloadfile.php?file=libros/sobre-el-curriculum-oculto-escolar.pdf

(2) Delors, J. La educación encierra un tesoro, Santillana-Ediciones UNESCO, disponible en http://www.unesco.org/education/pdf/DELORS_S.PDF, p. 25, 29, 30, 38 Recuperado el 29 de Septiembre de 2015

(3) Op. Cit. p. 15, 35

(4) Op. Cit. p. 14, 15

(5) Reflexiones sobre la docencia y la educación, “Los docentes no como trabajadores sino como proveedores” disponible en http://profesedusuperior.blogspot.mx/2013/03/los-docentes-no-como-trabajadores-sino.html Recuperado el 17 de Octubre de 2015

Acerca de Edith Gutiérrez

Profesora de filosofía y humanidades, usuaria y reflexionante de las redes sociales, la educación en línea y las experiencias en las TIC´s. Algo más sobre mi: https://about.me/edith.gtzcz En Twitter @DraEdithGC
Esta entrada fue publicada en humanidades digitales, Pedagogía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.