La educación en línea y actitudes de aprendizaje en entornos virtuales

Desde hace tiempo me dedico a ser docente de educación en línea en diversas instituciones tanto públicas como privadas. A través de la práctica he tenido oportunidad de observar la manera en que estudiantes de nivel bachillerato, licenciatura y posgrado se mueven en los diversos entornos educativos virtuales (LMS). Por el nivel educativo y la modalidad, los estudiantes que he observado se ubican en un rango de edad superior a los 15 años hasta los más de 50 años. Esta población estudiantil está formada por mezcla de generaciones desde el punto de vista de su uso de recursos digitales. Los más jóvenes son ya de las generaciones de nativos digitales, mientras que los menos jóvenes forman parte de los llamados migrantes digitales.

Como dice  Piscitelli, es reduccionista la categorización de migrantes y nativos digitales, ya que en la experiencia cotidiana se pueden observar situaciones diversas. Adicionalmente, tales categorizaciones generacionales no deben asumirse de manera descontextualizada, ya que el uso de herramientas digitales por parte de las personas varía según se empleen con fines educativos o con fines recreativos. Asimismo, el uso de herramientas educativas virtuales difiere según se trate de modelos de educación en línea que de modelos de educación híbrida o semi-presencial y presencial. Se supone que quienes están dentro de modelos de educación en línea deberían mostrar una mejor actitud ante el uso de herramientas educativas digitales que quienes están en modelos híbridos o presenciales.

Así,  desde hace años en chicos preparatorianos nativos digitales he observado renuencia a emplear recursos digitales con fines educacionales y de aprendizaje, sin embargo, son muy proclives a interactuar con fines recreativos en diversos ambientes virtuales empleando sus herramientas y espacios. Por otra parte, he observado personas que pueden ubicarse generacionalmente como migrantes digitales pero cuentan con una capacidad mucho mayor de adaptación e interés por conocer, emplear e interactuar en ambientes educativos virtuales.

Entre el desinterés y el temor

He podido observar las siguientes actitudes en los usuarios de espacios de educación virtual:

1. Nativos digitales que desconocen y no se interesan por conocer herramientas educativas digitales, mostrándose reacios a solucionar los problemas derivados de herramientas educativas en línea. Tenemos así que en los nativos digitales renuentes al uso educativo de ambientes virtuales, lo que domina es el desinterés, derivado de una cultura que ha priorizado el uso recreativo de Internet. Por el rango de edades en las que se ubican estos usuarios, el interactuar educativamente en espacios virtuales se experimenta como una especie de intromisión de la autoridad del docente y/o paternal en un ámbito lúdico, recreativo y de libertad en el que ellos suponen que padres y docentes deben permanecer apartados. Su desinterés deriva no de su incapacidad real de uso e interacción con herramientas virtuales, sino de la finalidad de mantenerse en el ámbito virtual fuera de la relación normativa con docentes y padres/madres.

2. Nativos digitales que reconocen herramientas digitales y se interesan por adaptarlas a sus necesidades educativas. Se trata de personas que han sobrepasado la edad adolescente y que por lo mismo ya no les interesa tanto mantenerse apartados de la normatividad docente. En general podríamos decir que éstos constituyen propiamente el modelo ideal de los migrantes digitales: son jóvenes que aprenden de manera activa, rápidoamente y aportan, con un grado de creatividad, sus conocimientos previos para la solución de problemas en el ámbito educativo digital.

3. Migrantes digitales que desconocen diversas herramientas y entornos virtuales para la educación, y tienen miedo de cometer errores en su uso e interacción. Es muy común encontrar en modelos de educación en línea a personas que si bien están interesadas y motivadas para aprender, se quedan paralizadas al enfrentar problemas a resolver en el mundo virtual. Resulta curioso cómo se ven invadidas por el temor a siquiera buscar o experimentar posibles soluciones a problemas simples  en espacios educativos virtuales.

4. Migrantes digitales con un grado de dominio y uso de herramientas educativas virtuales derivado de la capacitación y/o la educación formal. Estos migrantes han recibido algún grado de capacitación y educación sobre el manejo de TIC´s y LMS para el aprendizaje, pero en este grupo hay también gran cantidad de usuarios que por sí mismos han logrado superar diversas brechas virtuales a través del interés y el autoaprendizaje realizado desde las trincheras virtuales mismas.

Medios nuevos, viejas estrategias

En los casos anteriores encontramos varias actitudes dominantes  en  el perfil de tales usuarios. En su mayoría las actitudes de estudiantes (y docentes) en la actualidad no pasa de mantenerse en los modelos tradicionales de enseñanza-aprendizaje, pero ahora desde la mediación tecnológica. Aprendices en entornos virtuales que no leen siquiera instrucciones por pereza, por seguir la vía del menor esfuerzo, y desean seguir en una especie de automatismo para cumplir. Lo mismo ocurre con docentes que solamente emplean las LMS como repositorios de documentos, como sucursales de DropBox, o modalidades avanzadas del correo electrónico, sin interesarse por navegar y reconocer las múltiples posibilidades de los entornos virtuales educativos, debido tal vez a la falta de capacitación, al desinterés y al temor.

El miedo y el desinterés como actitudes básicas en los participantes de la educación en línea no permiten que cristalicen por ahora los grandes ideales que se tienen hacia ese modelo educativo. Podemos afirmar que la educación en línea es una de las megatendencias en educación e incluye además una serie de elementos tales como la heutagogía (o autodeterminación del aprendizaje en contextos formales y no formales); el conectivismo, LaaN (Aprendizaje como red), el constructivismo y los Entornos Personales de Aprendizaje (EPA o PLE), entre otras; todos ellos presuponen la existencia de actitudes muy diferentes a las que existen realmente en la mayoría de estudiantes y docentes en la actualidad. Actitudes requeridas para la cristalización de las megatendencias educativas, tales como la búsqueda, la curiosidad, la iniciativa, la asertividad, el diálogo, la capacidad de consenso, la toma de decisiones, son actitudes que difícilmente se adquieren en una historia personal desarrollada en modelos tradicionales de educación. Lo mismo ocurre con actitudes noéticas, es decir, actitudes hacia el conocimiento y sus procesos de pensamiento tales como la reflexión, la síntesis, la organización y la estructuración de ideas y contenidos.

Por ahora, en los modelos de educación en línea encontramos mayoritariamente la reproducción de modelos tradicionales con la diferencia de que hoy están mediados tecnológicamente por las TIC´s. Es de esperarse que mientras no haya un movimiento general de los niveles de educación básica y media hacia la autonomía de los aprendices, los ideales de la educación en línea y las megatendencias educativas no pasarán de ser discursos normativos de lo deseable.

Finalmente, el reto para los que ya habitamos la red como docentes es autoeducarnos para dejar de lado los modelos de educación tradicional con los que hemos sido formados, lo cual implica un doble esfuerzo que se ve ralentizado por dos grandes factores:

1. las condiciones laborales y materiales en las que se desarrolla la docencia que llevan al docente en línea a atender una multiplicidad de grupos y LMS de manera vertiginosa, sin estabilidad laboral ni paga decorosa en muchos casos; y

2. el carácter vertical de las instituciones educativas, sus prácticas y sus modelos de planeación curricular, mismos que suprimen de los aprendices -y muchas veces de los mismos docentes- la posibilidad de determinar contenidos, estrategias y herramientas de enseñanza-aprendizaje. La heteronomía domina las instituciones educativas, pues no olvidemos que ante todo, la escuela es un espacio de control, administración y regulación de los procesos, contenidos y prácticas educativas. Teóricamente, para que se desarrollara de manera pertinente la educación en línea y se generaran las actitudes necesarias en los procesos de educativos, las instituciones escolares tendrían que flexibilizarse y democratizarse de manera real, y no solamente en el discurso.


Referencias

Piscitelli, A . (2006) Nativos e inmigrantes digitales. ¿Brecha generacional, brecha cognitiva, o las dos juntas y más aún?, disponible en http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=14002809, consultado el 25-junio-2014

Acerca de Edith Gutiérrez

Profesora de filosofía y humanidades, usuaria y reflexionante de las redes sociales, la educación en línea y las experiencias en las TIC´s. Algo más sobre mí: http://about.me/edith.gtzcz
Esta entrada fue publicada en humanidades digitales y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.