Una introducción a las ediciones críticas digitales

Desde hace tiempo, el desarrollo de los sistemas de publicación digital, en línea como fuera de ella, han generado muchas expectativas para la publicación académica, específicamente para la edición crítica de textos. En términos muy generales se piensa que las publicaciones digitales facilitan la publicación de ediciones críticas, que en su gran mayoría carecen de interés comercial para las editoriales, porque reducen su costo de producción, facilitan su difusión y ofrecen formas de enriquecer la edición de formas impensables en un libro tradicional.

9780252038402_lg (2)

Si estas han sido las expectativas, lo cierto es que hoy existe una experiencia en el desarrollo de ediciones críticas digitales que permite reflexionar, con bases más concretas en la práctica, cuáles son las oportunidades ganadas, los cambios y los retos de la edición crítica digital.

El objetivo del libro Digital Critical Editions (2014, University of Ilinois Press) editado por Daniel Apollon, Claire Bélisle y Philipe Régnier es reflexionar sobre las condiciones que lo digital abre y establece para las ediciones críticas. Estas condiciones son, en un síntesis propuesta por los autores:

  1.  La accesibilidad de los textos
  2.  Las herramientas de edición
  3.  Un nuevo régimen político de edición
  4.  Los lectores como usuarios y actores

Estas están acompañadas, también, por nuevas prácticas editoriales que implican:

  1.  La reunión y selección de los textos
  2.  El marcado del texto
  3.  La transformación por el algoritmo
  4.  La presentación

Como ya es evidente para todos, la digitalización de textos ha tenido dos grandes consecuencias: por un lado, se ha facilitado su acceso; es decir, se han puesto a disposición de todos muchas obras. Pero esta sobre abundancia no ha ido acompañada de un trabajo editorial que nos permita, en todos los casos, identificarlas plenamente y tener elementos para valorar los textos a los que tenemos acceso. Para los autores es un imperativo de la academia responder a este desafío planteado por las nuevas formas de circulación de textos, y ello le impone a la crítica, específicamente a a crítica filológica, un papel protagónico.

digital_critical_editions_beskjaertFoto: Daniel Apollon con un ejemplar impreso de la obra

La idea central, predominante en toda la argumentación de los diversos ensayos que componen el libro, es la idea proveniente de la filología clásica de que la base de cualquier edición crítica es la construcción de un texto “autorizado”.  El término aquí no significa, ingenuamente, el texto ideal que brota de la mano del autor –aunque en muchos ensayos esta parece ser la meta final-, sino el que resulta del estudio dedicado de la obra. Solo que esta labor, en la era digital, implica un trabajo con herramientas cuyo estatus e implicaciones no están del todo claras.

Dos cosas destacan en la reflexión que hacen los autores:

  • Su renuncia expresa a considerar las bases de datos como herramienta para las creación de una edición crítica. Concretamente, utilizar una base de dato es “jeopardarsing textuality itself by barbarously atomizing it”;
  • La forma en que se preguntan por el estatus del texto marcado con los estándares TEI.

Uno de los aciertos más significativos de la obra es, sin duda, la identificación de este ultimo problema, central para la edición crítica digital. La cuestión es la siguiente:  la separación entre la transcripcion del texto y su presentación, que ocurre solo después de que el texto ha sido marcado con TEI, deja a este sin un estatus claro. De hecho, tenemos por un lado la transcipción, por otro el documento marcado y por otro más la presentación. Cabe aclarar que a una misma transcripción pueden corresponder diversos marcados y distintas presetnaciones, lo que enfatiza la diferencia entre la transcripción y la presentación, y acentúa el carácter intermedio, abiguo, del texto marcado en el que se asientan de alguna forma, los principios de edición en este nuevo formato. Las marcas son, sobre todo, la expresión de los criterios editoriales.

Por lo demás el libro es, en términos generales, una buena introducción a los problemas y tareas que se emprenden al hacer una edición crítica en función de las distintas metodologías que hoy los editores pueden seguir para estudiar el texto. En otro sentido, es también un amplio repaso de algunas de las cosas que han emergido con la aparición del texto digital, como por ejemeplo, el tema de la lectura, en el que afirma que “transporting written texts from paper to digital forms has led to the awarenes that many caracteristics atrributed to knowledge were in fact primarily characteristics of print.”  En suma, una buena obra de consulta para aquel que quiere explorar el campo de la edición crítica digital.

Solo dos cuestiones que deben ser tomadas en cuenta antes de leerlo: el libro tienen una deuda profunda con una visión clásica del trabajo filológico, lo que es paradógico puesto que la digitalización ha puesto en cuestión los principios de esa visión, al menos desde Cerquiglini (In prase of the variant 2000). Por otro, y esta es siempre desalentadora, pese a que el libro fue publicado en 2014, sus ejemplos son anteriores a 2012, por lo que está rebasado en algunos aspectos, tanto por los nuevos desarrollos de ediciones críticas, como por las discusiones académicas que han continuando después de su aparición.

Esta entrada fue publicada en humanidades digitales, Objetos digitales, Producción de conocimiento y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una introducción a las ediciones críticas digitales

  1. Pingback: Aste honetako loturak (weekly) - FiloBlogiaFiloBlogia

Los comentarios están cerrados.