Tarde pero seguro: DíaHD14

Tras los agitados días que siguieron al Día de las Humanidades Digitales 2014, hospedado nuevamente por la UNAM y en el que participaron la RedHD, la Asociación Argentina de Humanidades Digitales, etc.; varios colegas retomaron el discurso de los números y contabilizaron la presencia del evento y sus participantes en la red (lo que se infiere es la cuna natural de cualquiera que haga HD), en especial en Twitter y el uso del #DíaHD14.

Más que posturas encontradas, este año se pudo observar un ejercicio quizás menos masivo en cuanto a producción de contenido expreso y en el minuto, tal vez menos publicitado que hace un año, pero sí se notó un ejercicio más reflexivo, más consciente del propio trabajo y el motivo del mismo.

Me resulta interesante como los debates y los temas parecen no desaparecer por completo y no pude evitar hacer la conexión de este “Twitter rant” post DíaHD14 con el texto de Bethany Nowviskie: “Uninvited Guests: Twitter at Invitation-Only Events”.

En post como el de Élika Ortega o el de Ernesto Priani se abren una serie de preguntas acerca del ejercicio de las Humanidades Digitales dentro y fuera de la esfera de la web; también se cuestionan los ejercicios de las mismas dificultados por problemas externos y ajenos como la falta de conexión y la imposibilidad de un update segundo a segundo; la cantidad de trabajo cotidiano ajeno a las HD que restringe la participación y producción de contenido durante 24 horas seguidas y, en mi caso, el no comprender del todo la necesidad de hacer de absolutamente todo lo relacionado con las HD una entrada de 140 caracteres.

Nowviskie señala que las “Invitation-only gatherings are often designed as specific interventions in a certain scene or subdiscipline, and therefore a lot of care goes into identifying and recruiting participants who are either positioned to make a desired intellectual contribution to the immediate proceedings, or to synthesize and take the work of a group forward after the lights go out in the auditorium. Other events are imagined as learning experiences or sites for advanced training, and participants may be identified—and excluded—based on level of need, or on the relative merit of their applications to attend”; en este sentido el DíaHD14 es ambas cosas, una actividad cuya apertura sigue restringida a la comunidad que ya forma parte de ella y en la que nuevos participantes se observan más en el círculo de los lectores, no de los productores de contenido. Pero también fue/es una experiencia de aprendizaje, tal vez no el evento mismo, pero sí las actividades que algunas instituciones organizaron en torno al evento mismo; además de los ejercicios dirigidos a estudiantes que están en sus primeros acercamientos al tema como el sitio del #HDfilosunam.

La presencia de hashtags como lemas para los eventos vinculados a las Humanidades Digitales no es nueva y ha servido como un medio de apertura e inclusión para extender las discusiones más allá del espacio físico en el que dichos eventos se llevan a cabo. Un ejercicio como el del DíaHD14 que se desarrolla naturalmente en una esfera virtual busca que la apertura sea una condición sine qua non del evento mismo y que además sirva como mecanismo principal de difusión; a pesar de que “Twitter has played an important and occasionally transformative role at every academic gathering [y que] It has provided useful—and sometimes surprising—demonstrations, for conference and meeting participants, of the engagement of broad and underrepresented communities with issues under debate” la producción contenida en un espacio de 24 horas se vuelve efímera y es sólo tras ser rescatada y contabilizada posteriormente que se sabe su valor, valor que, además, es considerado así por la misma comunidad que produce el contenido.

En mi caso, el ejercicio de las Humanidades Digitales no puede ser condensado en un día, una semana, pues es un ejercicio constante que no arroja resultados cada 12 horas; la preparación de una clase, de un artículo, de un sitio lleva meses de trabajo; por lo que para mí, el repositorio del DíaHD14 fue una muestra de resúmenes de 2 de mis actividades, una de las cuales no fue terminada sino hasta el 17 de octubre pues respondía a un trabajo grupal que llevamos a cabo en clase.

Mencioné ya las preguntas que lanzó Élika en su post, las cuales incitan (e incitaron a una acalorada discusión) sobre la “naturaleza” de las Humanidades Digitales y nuestro papel en esta esfera de conocimiento; el campo de acción estrictamente hipervinculado, y la que a mi juicio fue la más estresante de todas “¿se puede ser un humanista digital fuera de la red?”.

Siguiendo los postulados de apertura y difusión, la creciente tendencia a las public humanities y la autopromoción del trabajo; la respuesta sería NO, no se puede ser un humanista digital fuera de la red. Pero reflexionando al respecto, lo cierto es que sí lo somos, a la red sólo van los resultados de nuestro trabajo, una bitácora ocasionalmente, un seguimiento sólo de aquello que consideramos tiene la calidad suficiente para ser lanzado al mundo entero, pues además, estamos comprometidos con la producción de conocimiento de calidad, por servicio público, por valor académico, etc.

Creo que finalmente hemos superado la discusión relacionada a las dificultades técnicas, las imposibilidades y el aislamiento por estar fuera del main stream de las HD; me parece que ahora, con ejercicios como este, hemos entrado en una discusión más enriquecedora sobre nuestro propio trabajo y nuestras prácticas al llevarlo a cabo; este DíaHD14 a mi juicio tuvo más calidad académica que el año pasado, menos post y menos inmediatez de aquellos que se esperaba estuvieran el 100% del tiempo pegados y publicando; pero demostró ser un ejercicio más coherente con nuestras propias prácticas (las reales, no las famosas que llevan # frente a todo) y constante por parte de los participantes que repitieron este año.

Una mera opinión…

Esta entrada fue publicada en humanidades digitales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.