Hace tiempo ya que los miembros del Seminario de Humanidades Digitales nos hemos planteado la necesidad de cambiar de rumbo. Pareciera que el modelo de “seminario” tiende a agotarse: la constante reunión para el análisis conjunto de lecturas que uno o más de un miembros consideran importantes, se vuelve tedioso por lo rutinario, y en ocasiones los otros miembros no ven clara la importancia de los textos elegidos. Esto no quiere decir que las aportaciones que el trabajo en común a lo largo de todo este tiempo no haya sido significativo, incluidas las incursiones en otras disciplinas y el conocimiento compartido. Pero ese modelo tiene sentido mientras se entienda que existe un adiestramiento. A medida que los miembros del seminario avanzan, cada uno por su cuenta y riesgo, en sus propias investigaciones, sus intereses se van concentrando, y la dispersión que implica la lectura y el análisis propios de un seminario…, siempre que no se avanza en el conocimiento técnico.

Los seminarios se agotan, y entonces sus coordinadores pretenden, generalmente, renovar el seminario inyectando sangre nueva, lo que da comienzo a un nuevo ciclo, igual al anterior. Es un círculo vicioso, y salir de él implica que la naturaleza del trabajo conjunto debe, necesariamente, cambiar para que cambie el producto.

¿Hacia dónde cambiar? Lo más fácil es mirar alrededor para ver si en otros lugares otras personas han tenido el mismo problema, y cómo han salido de él. Si no los conocen, vean los enlaces de la siguiente lista:

Todas estos centros de desarrollo de las Humanidades Digitales tienen algo en común: son “laboratorios”. Un laboratorio es entendido como el “lugar dotado de los medios necesarios para realizar investigaciones, experimentos y trabajos de carácter científico o técnico”, según el DRAE. Si lo que debemos hacer es dejar de sólo analizar y comenzar a practicar en conjunto, quizás sea esta la mejor solución: romper el círculo vicioso y transformar el seminario en un laboratorio. Al fin y al cabo, parece un modelo repetido con bastante éxito.

Sus ventajas son varias: es un espacio discontinuo y equipado en el que trabajar conjuntamente en los proyectos propios y ajenos, compartiendo conocimientos y recursos, y desarrollando constantemente las técnicas empleadas. Generalmente, los centros de investigación a los que estamos acostumbrados en las Humanidades promueven el trabajo individual, relegando los trabajos comunes, las publicaciones coautorales y el conocimiento compartido a un plano menor. Quizás el epítome de este modelo haya llegado con el GrinUGR, autodenominado “co-laboratorio”, implicando, además de lo descrito para los laboratorios, el trabajo común con un objetivo compartido.

Pero, en nuestro ambiente institucional, ¿es realmente factible la implantación de un laboratorio en Humanidades Digitales? Es una pregunta difícil de responder. Probablemente no lo sea, en cuanto a todos los aspectos reseñados, salvo por un punto: el lugar. Tenemos los elementos suficientes de argumentación para evitarnos el sufrimiento de preparar un proyecto a tres años que se pueda perpetuar con la intención de institucionalizarlo. Sabemos bien que no nos darán el dinero, ni el espacio.

Podemos solucionarlo. Es evidente que sí hace falta un lugar, pero no tiene por qué ser siempre el mismo. Podemos emplear, constantemente, “sedes alternas”. Hace tiempo entrené un equipo de rugby cuyos miembros se obsesionaron por conseguir un campo de entrenamiento, y algunos dejaron el equipo al ver que no se podía conseguir. Hay que llegar al “If you build it, he will come” de Field of Dreams. El lugar puede, incluso, no ser el mismo para todos: puede ser una URL.

Esta entrada es una propuesta: ¿por qué no nos planteamos cómo desarrollar un laboratorio de Humanidades Digitales en la red? ¿Sería posible un espacio semejante? ¿Qué características debería tener? ¿Tenemos los medios? Este llamado no es sólo para los miembros del SeminarioHD, ni se limita a los miembros de la Red-HD, sino para todo el mundo. ¡No se queden quietos! Pregúntense, respóndanse y discútanlo en esta entrada.