La RedHD en Wikimanía 2015*

Paola Ricaurte
Isabel Galina
Ernesto Priani Saisó
David Domínguez Herbón
Francisco Barrón
Miriam Peña Pimentel
Adriana Álvarez Sánchez

 

La gran fiesta anual del mundo wiki, Wikimanía, se realizó este año en la Ciudad de México. El evento congregó a más de 1,500 participantes de más de 37 países del mundo, para discutir temas relacionados con la libertad de expresión, los derechos digitales, la geopolítica del conocimiento, la educación, el procomún… El evento sirvió para abrir un espacio de diálogo en torno a las principales preocupaciones y el futuro del movimiento. Además, en el debate se abordaron las diferencias en la producción de conocimiento entre el norte y el sur global, y el papel de las múltiples comunidades no anglófonas en el mundo wiki.

Wikimania_2015_-_Group_photo

Wikimanía 2015, foto de grupo en el Museo Soumaya, Wikimedia Commons

Las conferencias magistrales fueron impartidas por personalidades connotadas de la cultura, la filosofía, la sociología y el derecho digital en el ámbito hispanoamericano, como Néstor García Canclini, Carlos Scolari, César Rendueles, Katitza Rodríguez, Renata Ávila y Paz Peña entre otros. Algunos de los invitados de la RedHD fueron Domenico Fiormonte (Universitá Roma Tre), Antonio Lafuente (CSIC-MediaLab Prado), Ernesto Priani Saisó (FFyL-UNAM), Anita Chan (University of Illinois) y Edward N. Zalta (Stanford University). En la conferencia de clausura acerca del estado de “la wiki”, Jimmy Wales ofreció un balance sobre los avances y los desafíos que enfrentan los wikipedistas en lugares donde existe censura.

El involucramiento de la RedHD en Wikimanía fue muy alto. No solamente contribuyó con la invitación de los académicos ya mencionados, sino que organizó el track “Produccción de conocimiento”, con la intención de fortalecer el diálogo entre los humanistas digitales y la comunidad Wiki, en los campos que tenemos en común. En las sesiones programadas por la RedHD se organizaron conferencias y paneles donde investigadores internacionales discutieron a partir de una pregunta eje: ¿dónde nos situamos desde las Humanidades y las Ciencias Sociales en la relación entre producción del conocimiento y tecnología en la era digital?

Así, Ernesto Miranda, del INAH, abordó en su plática “La representación de ‘otras’ literaturas mexicanas en medios digitales” la forma en que, mediante el empleo de herramientas digitales, es posible crear representaciones más completas y complejas de materiales que tradicionalmente han quedado fuera del canon literario mexicano. Considera que, a través de esta (re)representación se revalore la profundidad e importancia de estas expresiones para los mexicanos.

Joaquín Giménez, de la CCUD-UNAM, discutió el uso de los datos abiertos y su importancia para la investigación y la educación. En particular, habló de las colecciones biológicas de la UNAM y cómo se ha construido un avanzado sistema de consulta y acceso a este importante repositorio.

Por su parte, Salvador Reyes y Jorge Arturo Ruedas, del IIB-UNAM, en “CEN: una ventana digital a los códices y la lengua nahuas”, hablaron del proyecto colectivo conformado por cuatro programas que, a su vez, interactúan entre sí a solicitud del usuario. Los cuatro programas son el Gran Diccionario Náhuatl, que comprende 26 diccionarios datados desde el siglo XX hasta el presente; Tlachia, un diccionario jeroglífico que parte de un conjunto de códices; Temoa, que conjunto de textos en náhuatl, transcritos y en algunos casos traducidos;  y Chachalaca, un analizador morfológico de la lengua. El sistema puede  ser utilizado tanto por especialistas como por cualquier interesado, y aun por los hablantes, con el objetivo de acercarse a la cultura escrita de los nahuas.

Francisco Barrón y Marco Godínez presentaron la herramienta digital “Vocabulario Alteridad y Exclusiones“, proyecto desarrollado en conjunto por el Seminario Alteridad y Exclusiones y el Seminario Tecnologías Filosóficas que trata de investigar las formas en que los filósofos hacen uso de las tecnologías digitales. La presentación digital está disponible aquí y en Commons.

Miriam Peña (RedHD-UNAM) habló sobre la educación superior y la vinculación que se ha establecido entre esta y las Humanidades Digitales. En cuanto a las formas de producción de conocimiento, hizo hincapié en los problemas que enfrenta la inclusión de “nuevas tecnologías” en un programa académico universitario, en la sensibilización del estudiantado a la hora de adoptar la tecnología como una forma responsable de producción de conocimiento y no como una mera herramienta de consumo, y en la necesidad de desarrollar metodologías propias que respondan a la realidad de cada plano geográfico. Miriam Peña explicó que existen formas y estrategias para introducir las ideas arriba planteadas en la educación universitaria, presentando el Proyecto de Experimentación Digital “eLaboraHD”  cuyo principal objetivo es vincular a la población universitaria con la cultura digital a través de la formación, aprovechando la flexibilidad de algunos planes de estudio que permiten proponer temáticas distintas.

Los miembros de la Red además participaron en otros tracks.  En el track de Educación Adriana Álvarez presentó los resultados de su participación en el Programa de Educación que se llevó a cabo en el Colegio de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Ahí mostró cómo los estudiantes del Seminario Taller General “Espacios educativos de la Época Moderna: élites y educación popular. Siglos XVI al XVIII” editaron once artículos como producto de sus propias investigaciones. Esta actividad atrajo al menos a tres estudiantes que hoy, no solamente son wikipedistas, sino que también fueron voluntarias durante la Wikimanía.

Adriana Álvarez y sus estudiantes durante su presentación en Wikimanía

Adriana Álvarez y sus estudiantes durante su presentación en Wikimanía, Wikimedia Commons

Paola Ricaurte participó con la ponencia “Los valores de Wikipedia y los métodos de producción de conocimiento entre pares” y con la presentación colectiva del proyecto “Wiki Learning como un modelo de innovación educativa”. Además, participó en el panel del Programa de Educación de la fundación, en el que trece educadores de diversos lugares del mundo abordaron las fortalezas y los desafíos de los programas de educación con Wikipedia.

Programa de Educación de Wikipedia

Programa de Educación de Wikipedia, Wikimedia Commons

Es importarte agregar que la RedHD participó también en la Pre-Conferencia de Educación con la  impartición de un taller sobre estrategias para profesores que busquen incorporar Wikipedia como herramienta educativa. El objetivo del taller era desarrollar una ruta crítica específica para la realización de un proyecto de Wikipedia en educación, a partir de una reflexión sobre los procesos de aprendizaje en red y de la producción de conocimiento distribuido y abierto. Para ello, esta Pre-Conferencia pretendía impulsar la generación de una dinámica cotidiana de trabajo entre quienes conforman un grupo, replicar esta forma de trabajo y extenderla a espacios fuera del aula con la participación tanto de los estudiantes como de los profesores. La asistencia de profesores mexicanos a la Pre-Conferencia demostró el interés en poner en práctica aspectos como el trabajo colaborativo en las dinámicas docentes que, si bien incorporan el uso de las nuevas tecnologías, no necesariamente han logrado modificar la cultura digital en el ámbito escolar básico.

Por  su parte, Ernesto Priani Saisó impartió la conferencia “Adiós a la soledad: colaboración para humanistas” en torno a la idea de que, desde Descartes y hasta la actualidad, se ha difundido acerca del supuesto trabajo solitario de los humanistas. Ante ello, Priani ofreció una alternativa para quienes apuestan por el intercambio y la cultura de la colaboración en el trabajo cotidiano de las Humanidades en el ámbito académico.

Dos miembros de la RedHD, Ernesto Priani Saisó y Miriam Peña Pimentel, participaron junto con Iván Martínez , presidente de Wikimedia México, y Lourdes Epstein del Tecnológico de Monterrey en el panel de discusión acerca de los cinco pilares de la Wikipedia. Allí se amplió la conversación sobre la idoneidad de los pilares, contrastando los principios de la Wikipedia con otros principios de producción del conocimiento. Fruto de ese panel, con el que prácticamente cerraba la participación de la RedHD en Wikimanía, fue el compromiso de Wikimedia México y la RedHD de continuar discutiendo de manera conjunta el enciclopedismo digital, la producción de conocimiento libre y, en general, el futuro del saber.

 

*Este texto fue escrito colaborativamente a 14 manos, el proceso de producción colectiva puede verse aquí: https://titanpad.com/wikimaniaredhd

 

Publicado en humanidades digitales, Producción de conocimiento, Wikimanía | Etiquetado , , , , , , , , | Comentarios desactivados en La RedHD en Wikimanía 2015*

Diálogos de transición: El libro impreso y el libro electrónico

El 23 de abril se conmemoró el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor. En la UNAM, este día no pasó desapercibido y se celebraron algunos eventos que propiciaron el intercambio de ideas acerca de la pervivencia del libro y las nuevas formas de investigación e interacción con los recursos digitales. En el Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información, concretamente, se llevó a cabo la mesa de discusión «Libro, humanidades y ciencias sociales: Relevancia y prospectiva», integrada por académicos del Instituto sede, del Instituto de Investigaciones Filosóficas, del Instituto de Investigaciones sobre la Educación y la Universidad y de la Facultad de Filosofía y Letras.

La discusión se centró en las ventajas del libro impreso sobre el libro electrónico, lo que se traduce en una renuencia, casi generalizada, por desprenderse del objeto tangible. A partir de esto, una cuaterna de investigadores externaron sus contrariedades para desempeñar sus actividades en medio de este clima de transición: el proceso de lectura y escritura es diametralmente diferente, los servicios bibliotecarios no implican ya una visita in situ a la biblioteca, y hasta la compra misma de los textos tiene otra dinámica. Las justificaciones a esta resistencia rondaron la experiencia sensorial con el objeto tangible (un fetichismo estético) y hasta la costumbre misma.

La cuestión aquí es entender que la presencia del libro impreso y del libro electrónico implica un momento de transición, el cual puede ser asimilado de formas diversas por las diferentes comunidades epistémicas: ya sea como los rumiantes que abandonan y cambian paulatinamente su cornamenta en la primavera o como la serpiente que muda de piel de golpe. La transición se hace evidente cuando observamos que los procesadores de texto imitan la forma de una hoja impresa, el formato Zinio para revista electrónicas emula la forma en que se pasa de una página a otra (incluso el sonido). Pero esta transición no es extraña o nueva ya que con el proceso de escritura fue similar. Cuando se pasó de la oralidad a la escritura en la Grecia Antigua, en un principio, la escritura se desarrolló imitando la forma que se hablaba (la escritura dialógica de Platón, por ejemplo).

Publicado en humanidades digitales | Comentarios desactivados en Diálogos de transición: El libro impreso y el libro electrónico

¿Qué es la filosofía de la información?

La filosofía de la información es un campo de estudio relativamente nuevo, el cual no plantea desarrollar una teoría unificada de la información, sino más bien una familia integrada de teorías que analicen, evalúen y expliquen los diversos principios y conceptos de información, su dinámica y utilización —principalmente en entornos digitales—, con especial atención a las cuestiones sistémicas que provienen de diferentes contextos de aplicación y con vínculos con otros conceptos clave de la filosofía, como el ser, el conocimiento, la verdad, la vida y el significado.

En consecuencia, la filosofía de la información se ha convertido en un campo de vital importancia, pues se define como el estudio filosófico que investiga de forma crítica la naturaleza conceptual y los principios básicos de información, incluyendo su dinámica, utilización y las ciencias que la estudian, además de la elaboración y la aplicación de la teoría de la información y las metodologías de cálculo a los problemas filosóficos. También legisla sobre lo que puede acontecer con el fenómeno informativo, y cómo la información debe ser debidamente procesada, administrada y usada. Además, la filosofía de la información cuyo principales representantes son Luciano Floridi y Anthony Beavers revitaliza viejas cuestiones filosóficas, plantea nuevos problemas y contribuye a la reconceptualización de nuestras visiones del mundo.

La tecnología ha producido un cambio informacional que va de lo semántico a lo óntico, situación que da lugar a una re-ontologización del mundo o, en otras palabras, una transformación de la naturaleza.

Publicado en humanidades digitales | Comentarios desactivados en ¿Qué es la filosofía de la información?

Las Humanidades Digitales en el Aula

A últimas fechas, la RedHD ha mostrado un creciente interés en la parte relacionada con la docencia tanto en ámbitos “tradicionales”, como “digitales”, post como el de Edith Gutiérrez sobre los Obstáculos de la educación en línea o la Entrevista a Alejandro Psicitelli, un reconocido educador en contenidos digitales; manifiestan en voz alta muchas de las preocupaciones que como educadores, siendo la mayoría de nosotros parte de esa comunidad, enfrentamos día a día en el intento de mejorar y aumentar la calidad de nuestras clases.

Esta entrada sigue esa línea del pensamiento, en primer lugar, siguiendo los postulados de Gutiérrez, planteo algunos de los problemas con los que nos enfrentamos para la inclusión de cualquier término relacionado con lo “digital” tanto en el aula como en las cuestiones administrativas; en segundo lugar, planteo algunas de las dificultades propias del aula al gestionar un curso de Humanidades Digitales en áreas caracterizadas por su oposición a las “nuevas tendencias”; finalmente, planteo un recorrido por diferentes modelos de docencia digital y su posible adaptación a la realidad de la academia mexicana (centrándome, principalmente, en los estudios universitarios).

1.- Dificultades de lo “digital” en la docencia

Uno de los primeros conflictos que tenemos al proponer un curso que utilice contenido digital y que sirva como un primer acercamiento a las Humanidades Digitales es la diferenciación con la educación basada en el uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs). Dejar en claro que las HD no proponen únicamente el uso de herramientas y contenidos digitales; sino que plantean metodologías adecuadas a cada disciplina humanística usando dichas tecnologías, adaptándolas a las necesidades propias de una investigación y, en el mejor de los casos, desarrollando herramientas específicas para la problemática a resolver; no es una labor sencilla; para salvaguardar los obstáculos institucionales suele ligarse la enseñanza de las HD a alguna otra disciplina: Historia, Filosofía, Edición, Filología, etc., e incluir en el contenido de dicho curso toda la teoría de HD en estrecha relación.

La siguiente dificultad es la docencia, llevar al aula un postulado diferente a la enseñanza tradicional e inculcar a los estudiantes formas diferentes para realizar investigación. En la enseñanza universitaria nos encontramos con la brecha generacional y el hecho de que nuestros alumnos han contado con utensilios electrónicos desde mucho antes que nosotros tuviéramos un teléfono inteligente; esta característica hace que el docente de por hecho que los alumnos saben usar estas tecnologías y que lo hacen así para cada aspecto de su vida. Grave error, es cierto que el 90% o más de los alumnos cuentan con acceso a internet 24/7 y que han usado también los recursos que sus universidades les proporcionan (bibliotecas, talleres, seminarios, etc.); sin embargo, en el aula y tras entrevistarlos nos damos cuenta de que no todos conocen los recursos virtuales que sus bibliotecas poseen (bases de datos, publicaciones especializadas, etc.), que la gran mayoría usan internet para recreación y que pocos, o ninguno, ha producido contenido digital mayor a un millar de tweets o post en FaceBook.

La enseñanza de que internet y sus contenidos son complementarios y de tercer orden, que no se encuentra contenido de calidad mayor al conocimiento enciclopédico y que para publicar contenido de calidad académica sólo se puede hacer en medios impresos; sigue muy incrustada en la educación que han recibido hasta el momento. Este es el verdadero conflicto, su dificultad recae en complementar su educación abriendo nuevos parámetros de investigación, ofreciendo nuevas metodologías de investigación y entrenándolos en el uso de herramientas para que produzcan conocimiento original.

2.- Gestión de un curso de Humanidades Digitales

Como ya mencioné, crear un curso específico en HD resulta virtualmente imposible; hasta la fecha es necesario vincularlo a una disciplina humanística y generar conocimiento de ambas áreas en conjunto. Además de entrenar al estudiante en el uso adecuado de nuevas tecnologías e incentivar la producción de metodologías complementarias a ambas disciplinas usando dichas herramientas.

Dependiendo el área con la que se vincule la enseñanza de HD el contenido variará; un curso de publicación se centrará en la discusión entre libro impreso y objetos digitales; utilizará herramientas digitales de publicación, así como diferentes formas de crear contenido digital (incluyendo multimedia, texto, etc.). Por otro lado un curso dedicado a la enseñanza de la literatura deberá contener el estudio de la literatura en internet, las nuevas propuestas de creación literaria y el estudio de nuevos medios.

Puede pensarse que esto limita la profundización en el estudio de las HD, sin embargo, pienso que ayuda a aclarar el uso de esta disciplina orientada a una disciplina específica y deja en claro su utilidad; además de la necesidad de incluir materias afines a la curricula universitaria. Es imposible borrar el conocimiento previo en el que el estudiante de filosofía o literatura cuentan; pero es un reto interesante crecer este conocimiento con la enseñanza de HD, llevar esta disciplina a un área conocida e incentivar la producción de conocimiento nuevo a través de la fusión de ambas formas.

3.- Modelos de docencia digital y adaptación a la academia mexicana

Rockwell y Sinclair en su artículo Acculturation and the Digital Humanities Community brindan la descripción de un curso creado específicamente para enseñar HD, proponen un modelo muy diferente al usado tradicionalmente en las humanidades; ellos plantean comenzar el curso con la creación de un proyecto específico, en el que los alumnos trabajarán en conjunto. A medida que el curso avanza, los estudiantes irán conociendo la teoría de HD y revisarán diferentes aplicaciones en áreas de estudio como Comunicación, Estudio de Medios, Gestión de proyectos y se espera que cada alumno cuente con una serie de aptitudes/competencias para el final de cada módulo.

Hagamos un desglose de este método:

  • El curso se basa en la creación de competencias, que el alumno posea una serie de habilidades aplicadas al final de cada módulo y que la teoría que se le enseña sea puesta en práctica en un proyecto real.
  • El curso tiene como objetivo el trabajo en equipo, los estudiantes tienen una meta específica, la misma para todos, desde el inicio. De esta forma, las capacidades que desarrolla cumplirán un propósito específico ayudando a que la enseñanza y el aprendizaje encuentren un objetivo real.
  • Interdisciplina, representada tanto en el trabajo en equipo, como en el desarrollo de capacidades. Los estudiantes deben poseer conocimiento de más de una disciplina para poder desarrollar las competencias requeridas.
  • Gestión, a pesar de que todos trabajan para el desarrollo de un mismo proyecto, la enseñanza se hace de atrás para adelante. Los estudiantes saben lo que deben hacer, pero deben desarrollar meticulosamente un proyecto para llevarlo a cabo, desde el planteamiento de un título, hasta la forma de llenar solicitudes de beca; creación de metodologías, desarrollo o adaptación de herramientas para llevarlo a cabo para, finalmente, difundirlo dentro de un área académica, como laboral.

¿En qué medida esto difiere de la forma tradicional de enseñanza humanística? En primer lugar, las humanidades no se caracterizan por ser generadoras de productos, son generadoras de conocimiento y éste no se ve como algo vendible. El estudiante universitario se entrena para consumir, procesar y crear conocimiento y para ello sigue una serie de metodologías ancestrales y procesos milenarios que lo llevarán, en el mejor de los casos, a producir el artículo académico que revolucionará su campo de estudio. El conocimiento producido tiene que ser evaluado por sus pares y aparecer en la revista especializada de mayor renombre; cierra la academia a un mundo académico y algo menos que eso no tiene valor alguno.

Después nos encontramos con el trabajo en equipo, las humanidades son un área famosa por su soledad; la imagen del humanista en su torre rodeado de libros sigue vigente (cada vez menos, por fortuna) y la creación de un equipo de trabajo se entiende posible para altos estudios o grupos de investigación consolidados, si a esto le añadimos que los cursos universitarios son generalmente monotemáticos, nos enfrentamos con que los estudiantes son de la misma carrera, del mismo grado escolar y que poseen los mismos conocimientos teóricos; la interdisciplina se vuelve algo casi imposible; y no es sino hasta la práctica que los estudiantes se dan cuenta de que saben hacer cosas distintas unos de otros, que alguno hizo un curso de diseño web, que el otro es un maestro de la teoría y que ambos pueden producir un blog dentro de los estándares académicos de contenido digital.

Finalmente, la gestión. Ninguno de los educados en humanidades somos entrenados en las cuestiones básicas de la gestión de un proyecto. Nos enfrentamos a esto a base de prueba y error y perfeccionamos nuestras capacidades con el tiempo y la práctica; ¿llevar esto a una posibilidad comercial? ¡Ja! Nuestra meta es publicar, ser leído y mantener nuestra atmósfera académica en sus nichos; vislumbrar un proyecto como una posibilidad financiera no está en nuestra mira, lamentablemente. Hasta hace no mucho la divulgación no era considerada una parte necesaria de la vida académica, así que tendremos que insistir para que la empresa sea una parte buscada por la misma.

No todo es pesimismo, bien es cierto que cursos como el de Sinclair se encuentran algo lejanos a las formas en las que enseñamos en la academia mexicana; sin embargo, han surgido proyectos que conjuntan la investigación con la docencia y que se orientan a los estudios de humanidades, utilizando las HD como una cobija de teoría, prácticas y metodologías que se deben retomar.

Un ejemplo de esto es el proyecto eLaboraHD, este proyecto “vinculado a las Humanidades Digitales orientadas al ámbito educativo en el nivel de estudios superiores y de posgrado. El proyecto se enfoca en el análisis de herramientas, metodologías, procesos y productos digitales que, en su contenido o forma, están orientados al estudio de las diferentes áreas humanísticas. Además de la investigación, eLaboraHD aterriza el análisis ya mencionado, en la docencia y la creación de contenidos digitales de la más alta calidad académica”. Este proyecto, respaldado por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM* comenzó por identificar las necesidades de la comunidad universitaria con respecto a la actualización del uso de nuevas tecnologías.

En primer lugar se identificaron los recursos que la FFyL tiene para sus alumnos, como bibliotecas, talleres, seminarios, etc., y la vinculación que estos tienen con las nuevas tecnologías. Tras este análisis se registró el poco conocimiento que los estudiantes tienen de los recursos a su alcance y las baja explotación de los mismos, el conocimiento de bases de datos especializadas, así como las publicaciones que contienen dio como resultado la necesidad de crear un espacio para la difusión de los mismos, creando así una página que contiene toda la información útil para un estudiante de la FFyL y las posibilidades con las que cuenta.

El proyecto también brinda información sobre herramientas y repositorios digitales a los que el estudiantado y los profesores pueden acceder. La sección de herramientas brinda una descripción de cada una de las herramientas que presenta, así como una descripción de las mismas y su posible aplicación a proyectos de investigación y docencia. Mientras que la sección de repositorios se orienta a bibliotecas digitales nacionales e internacionales especializadas en las humanidades, que pueden ser consultadas y cuyos recursos están abiertos al público en general.

eLaboraHD también ofrece servicios de consultoría para el desarrollo de proyectos digitales y cursos teóricos y prácticos sobre humanidades digitales en relación con otras disciplinas de humanidades.

Este tipo de proyectos vincula la investigación y la docencia, al mismo tiempo que abre la posibilidad de incluir HD en la curricula universitaria en un ambiente adecuado a su realidad, contexto y tradición académica. Poco a poco las “nuevas tecnologías” se van abriendo camino en la universidad, se va reconociendo su utilidad y, sobre todo, se ha abierto un ámbito nuevo para el estudio, la divulgación y la investigación en Humanidades Digitales, limitando la necesidad de replicar modelos externos y generando modelos propios adecuados a la realidad y necesidades propias.

* PAPIME PE 402215 : “Las Humanidades Digitales: un campo innovador para la enseñanza de la Historia”

Publicado en humanidades digitales | Comentarios desactivados en Las Humanidades Digitales en el Aula

Algunos obstáculos de la educación en línea

El desarrollo de las TIC´s así como su paulatino y lento avance penetrando más usuarios, la ampliación de la capacidad de conexión, y el diseño de diversas herramientas, entornos y aplicaciones de la web, hacen posible hoy día que la educación en línea se posicione cada vez más ampliamente entre el público consumidor de educación. El ideal de la educación continua, educación permanente o educación durante toda la vida que Jacques Delors planteaba a finales del siglo XX, hoy se ve potencializado de manera radical por los desarrollos y capacidad de penetración de los servicios de la web. Es claro que las instituciones educativas de la actualidad se mueven en general con dinamismo en el aprovechamiento del nuevo cauce en línea por donde dirigir la educación.

Sin embargo, son muchos y de diversa índole los obstáculos que se presentan en el desarrollo y práctica de la educación en línea. Por establecer una clasificación mínima, podríamos decir que de tales obstáculos algunos son de orden objetivo otros de orden subjetivo. Tal clasificación no descarta otras posibles

Es sabido que en las poblaciones a nivel mundial existe un acceso desigual o inequitativo a Internet y a tal inequidad se le ha llamado brecha digital. Desde esta perspectiva la brecha digital es un obstáculo objetivo para la educación en línea, en la medida en que reproduce las diferencias y distancias entre los ricos y los pobres, entre los que tienen acceso a la cultura y los que no. En ese sentido, personas que tradicionalmente han estado rezagadas en el acceso a la cultura y la educación por su pertenencia a clases sociales pauperizadas, mantienen un fuerte atraso en la conectividad a Internet y por ende, en su acceso a la educación en línea.

Sin embargo, la brecha digital no solamente tiene un carácter objetivo, sino subjetivo en la medida en que la cultura y las formas de vida inciden como obstáculos para la educación en línea.

El obstáculo de la generación. Podemos mencionar otros aspectos culturales que forman parte de la brecha digital y que a la vez constituyen obstáculos subjetivos para la educación en línea. En primer lugar, la pertenencia a una generación o a otra. Se asume que las personas mayores tienen menos capacidad en el uso de las TIC´s en general y que los jóvenes al contrario. Sin embargo, aunque los jóvenes tengan mayor facilidad para el uso de las TIC´s, normalmente las emplean para la convivencia, la recreación y el esparcimiento, pero no siempre ni con igual intensidad para fines educativos. En cambio, las personas mayores que forman parte de las generaciones de los llamados migrantes digitales, muestran muchas veces un mayor empleo de las TIC´s con fines educativos, de desarrollo personal, etc. Ello se muestra además  en el hecho de que son personas de más de 30 años las que frecuentemente se enrolan en programas educativos en línea, que por su flexibilidad les permite combinar diferentes roles como padres/madres, trabajadores, estudiantes, etc. Por ello, podemos plantear que un obstáculo para la educación en línea es la pertenencia a las generaciones de los llamados nativos digitales, que conciben a las TIC´s primordialmente en términos de entretenimiento y tienen dificultades en comprender su potencial educativo.

El obstáculo del gremio. Otro obstáculo más es la pertenencia a un gremio o disciplina académica, ya que como se menciona en la investigación realizada en la Universidad Veracruzana sobre la brecha digital de los profesores de acuerdo con su disciplina, pareciera que en las llamadas disciplinas blandas-puras (como la Filosofía) los docentes tienden a estar menos conectados, poseen menor infraestructura y en general prescinden del empleo de las TIC´s para la educación; a diferencia de disciplinas blandas-aplicadas, duras-puras y duras-aplicadas, como Lengua Inglesa, Biología e Informática, respectivamente, que tienden a emplear las TIC´s como fuente de información y herramienta esencial en el trabajo educativo. De alguna forma la visión tradicional de las áreas del saber permea las prácticas de la educación en línea y el uso educativo de las TIC´s, ya que en general pareciera más difícil para los docentes de áreas como la Filosofía el conectar con recursos, estrategias e instrumentos educativos mediados por  Internet, pues, como dice Priani, se sigue asumiendo en esta disciplina  -y en las humanidades en general- que el libro es referente primordial, situación que de manera lenta se va transformando en favor de las TIC´s.

Adicional a estos obstáculos brevemente esbozados, desde la práctica docente de la educación en línea podemos mencionar la existencia de otros diversos obstáculos. A saber:

Obstáculo de los roles de la educación tradicional, que presupone que docentes y estudiantes asumen los mismos roles en la educación en línea que los tradicionalmente asumidos en la educación tradicional presencial. esto implica una fuerte limitación, ya que impide la transformación de los roles dentro de los procesos educativos en línea.

Obstáculo del poder docente, ya que los estudiantes dentro de la educación en línea se asumen disminuidos, y muchas veces están a la defensiva respecto de actitudes potencialmente autoritarias e intransigentes de los docentes. La actitud temerosa y defensiva de los estudiantes en la educación en línea pone de relieve que en la educación en general el docente ha tenido un halo de autoridad que raya con facilidad en el autoritarismo, y ante ello los estudiantes se sienten vulnerables. Dicha experiencia de temor y vulnerabilidad impide el desarrollo de la autonomía y la autogestión tan indispensables para los estudiantes en línea.

Obstáculo de la planeación didáctica, dado que las instituciones en general plantean dos modalidades básicas de planeación didáctica: a. la institución elabora sus propios diseños instruccionales y guiones didácticos y el docente en línea es un ejecutor de los mismos sin poder hacerle modificaciones, convirtiéndose fundamentalmente en un evaluador de actividades. b. la institución solamente establece la estructura evaluativa de cada curso y deja a cada docente la tarea de hacer su propio diseño y guión instruccional, lo que lo convierte en docente, diseñador instruccional y evaluador de actividades. En ambos casos hay una limitación de la tarea docente al convertirlo en un ejecutor de un programa prediseñado que no se puede cambiar, o bien, cargándole la responsabilidad completa e individual de generar su propio diseño instruccional. La ausencia de trabajo académico colegiado en ambos casos, es un obstáculo que limita el desarrollo pleno de la educación en línea, ya que por su carácter de educación a distancia, la educación en línea requiere de una mayor cercanía -real o virtual- entre los docentes que imparten una misma materia y así diseñar entornos de aprendizaje idóneos.

Obstáculo del uso de las plataformas educativas, que aplica tanto a docentes como a estudiantes en línea aunque de diversas maneras. El docente -que puede ser o no un nativo digital- necesita conocer y adentrarse en el funcionamiento de la plataforma educativa que funcione en la institución, pero es común que los docentes ignoren buena parte de las funciones del entorno virtual o de la plataforma educativa que se maneje en la institución, con lo cual la plataforma educativa termina empleándose como un repositorio  al que se envían documentos, lo cual limita drásticamente la utilidad de las plataformas educativas. Lo mismo ocurre con los estudiantes, que no estando familiarizados con las plataformas educativas, toman cursos propedéuticos al respecto, pero se atemorizan al enfrentar el uso de la plataforma en condiciones reales, o bien no se animan a encontrar los usos diversos.

En general se ha hecho una descripción de algunos obstáculos de la educación en línea, a sabiendas de que este constituye un listado restringido y no incluye otros obstáculos.  es importante reflexionar la experiencia vivida en los entornos educativos virtuales, para reconocer los obstáculos de la educación en línea y buscar así trascenderlos.


 

Referencias

Delors, J. (1996) La educación encierra un tesoro. Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo XXI. Disponible en http://www.unesco.org/education/pdf/DELORS_S.PDF

Morales Rodríguez, A. T. et al. “Brecha digital de acceso entre profesores universitarios, de acuerdo a su disciplina” en Debate Universitario / 6 (mayo 2015), Universidad Veracruzana, México. Disponible en http://www.labrechadigital.org/labrecha/DOCS/5997-33502-1-PB.pdf

Castro, Libia B. (2010) “Editores amigos de la tecnología: cómo pasar del PDF a la verdadera edición digital. Entrevista con el doctor en filosofía Ernesto Priani Saisó”, en Revista Digital Universitaria, ISSN: 1607 – 6079 Publicación mensual, 1 de mayo de 2010 Vol.11, No.5. Disponible en http://www.revista.unam.mx/vol.11/num5/art52/index.html

Publicado en Blog Humanidades Digitales, humanidades digitales | Etiquetado , , | 4 comentarios

Tesis sobre las Humanidades Digitales. Prácticas tecnológicas

Lo siguiente son sólo los esbozos de lo que podrían ser unas tesis sobre el ejercicio de las humanidades digitales. No son concluyentes, antes bien son consignas que dan pie para elaborar discursos que traten de decir la forma en que se llevan a cabo las humanidades digitales en México.

  • Quizás las Humanidades Digitales deban concebirse antes que como unas disciplinas de saber universitarias ya delimitadas, como prácticas tecnológicas al interior de las academias y de la historia de las humanidades.
  • Tener el estatuto de práctica en lugar de disciplina no les resta valor. Sólo en los ámbitos académicos es deseable conformar disciplinas. Se piensa, en esos ámbitos, que sólo así un saber o práctica queda sancionada.
  • Concebirlas como prácticas tecnológicas permitiría comprender no sólo las dificultades actuales para determinarlas o definirlas disciplinarmente, sino permitiría entender el sentido no institucional de su ejercicio.

f1

  • Esto, que sean prácticas antes que disciplinas, daría luz a la insistencia de los humanistas digitales por definirlas y articularlas a la historia de las humanidades. Una práctica de comienzo no tiene una historia ya determinada.
  • Pensarlas como prácticas tecnológicas las convertiría realmente en una innovación histórica en el campo del saber. Por primera vez habría una forma de producir saber sin que esos mecanismos y procedimientos de producción de saber se volvieran disciplina.
Publicado en Filosofía, humanidades digitales, Tecnología | Etiquetado , , , | Comentarios desactivados en Tesis sobre las Humanidades Digitales. Prácticas tecnológicas

El “Human touch” del big data

data

La expresión “Big Data”  es un concepto tan utilizado entre los expertos que llega un momento en el que la gente se pierde en su significado sin encontrarle un sentido último. ¿Se trata de un procesamiento de grandes volúmenes de datos, es un modelo inteligente de negocios o  son sólo cifras trasladadas a hojas de cálculo en busca de una evidencia? ¿Es una vanguardia tecnológica que sólo se queda en un software aplicado? Parece ser que todas estas realidades tienen un mismo nombre. La interpretación más común del big data es el análisis sistemático de grandes volúmenes de datos para encontrar patrones y comportamientos que no son evidentes.  A medida que las empresas vienen a depender más de los datos, se arriesgan a la aplicación de soluciones basadas en datos sin tener en cuenta el sentido común y la experiencia humana. Tras los datos, siempre hay interacción humana porque  somos nosotros, en última instancia, quienes hacemos hipótesis y determinamos  la interpretación de dichos datos (visualización).

Tras el Big Data hay toda una sub-industria. Para el 2017, se predice que el mercado del Big Data tendrá un valor de 47 mil millones dólares. La Corporación Internacional de Datos (IDC) informa, que el mundo digital crecerá 300 veces entre 2005 y 2020 para contener 40 billones de gigabytes de datos. Sin embargo, se está analizando actualmente sólo un uno por ciento de estos datos. Las empresas están haciendo números en prácticamente todas las industrias. Desde las compañías de seguros, que utilizan los datos para predecir el riesgo, las instituciones financieras que deducen posibles movimientos de stock, las empresas agrícolas cuyo interés se afianza en el seguimiento de los patrones climáticos o rendimientos de cultivo, por citar algunos ejemplos. Fue Albert Einstein quien dijo: “No todo lo que se puede contar cuenta, y no todo lo que cuenta puede ser contado.” El hecho de que podemos analizar montañas de datos, pero eso no significa necesariamente que vamos a encontrar algo útil o utilizarlo para crear valor una vez que lo logramos.

De ahí el posible rol que las Humanidades digitales podrán tener en el ámbito de la investigación siguiendo el patrón del método científico, lo cual implica postular una hipótesis y luego a partir de datos y experimentos probar o refutar determinados postulados. Una vez que se analiza el primer conjunto de datos, el científico social revisa los hallazgos y luego adapta las pruebas para que el siguiente conjunto de datos desafíe las conclusiones originales. Los datos en sentido estricto sólo tienen sentido en la medida en que hacen referencia a la hipótesis original.

Realizando una entrada para mi blog, quise ahondar en temas relacionados con la visualización y me propuse hacer una entrevista a Jorge Ubero, un gran profesional del Big Data con una reconocida trayectoria. Deseo compartir esta entrevista con los lectores, porque en ella se pone atención a sus objetivos, procesos y resultados con gran claridad y ese “toque humano” al que estoy prestando una especial atención.

Por lo tanto, el elemento humano de la ciencia de datos en los negocios es decidir qué analizar, qué datos a utilizar y cómo traducir los resultados en una práctica empresarial. Con el fin de ejecutar una estrategia de datos, las empresas tienen que centrarse en los elementos de toma de decisiones humanas. Las empresas, así como las comunidades científicas saben que las mejores decisiones provienen de una interacción intersectorial o interdisciplinar. Porque en lo que respecta a la calidad de la toma de decisiones, sólo queda decir que éstas deben ser tan relevantes como el hecho de dar forma y sentido a los propios datos.

Es relativamente frecuente, comprobar cómo los resultados del big data no están mediatizados  por el toque humano y el sentido común. Las decisiones humanas bien orientadas deben jugar un papel fundamental en cualquier estrategia de Big Data o las empresas se arriesgan a alienar a sus clientes y dañar sus marcas.

Publicado en humanidades digitales | Etiquetado , , , | 1 comentario

La desmemoria digital

En el 2010 la UNAM cumplió 100 años y esto se celebró con una gama de actividades académicas, culturales, exposiciones y publicaciones conmemorativas. Mucho de este trabajo se centró o difundió a través del sitio www.100.unam.mx. Incluso el sitio mismo decía: “Este portal es un dossier histórico sobre sus inicios hasta su primer centenario.” El portal estaba dedicado a la historia de la institución. 

Hoy en día al acceder a esta dirección nos encontramos con el siguiente mensaje:

filenotfound

¡Increíble! Menos de cinco años después el sitio simplemente ya no está. Desapareció. Lo que es aun más preocupante es que el objetivo de este sitio nunca fue efímero, al contrario, se pensó como un sitio conmemorativo, que celebrara la historia, la trayectoria, el paso de los años. Proponía ser un espacio de memoria. 

Esto es, me parece, una metáfora de la desmemoria digital. Una triste ironía de lo que sucede cuando no existen lineamientos o preocupación por la preservación de nuestra producción digital que constituirá algún día nuestro patrimonio digital. Uno de los grandes pendientes para los que trabajamos en las Humanidades Digitales es el mantenimiento de los recursos digitales que producimos.

La página de 100 años la pude ver gracias a que está archivada en el Internet Archive, un proyecto que busca archivar y guardar materiales digitales en la web pública. Actualmente ha guardado más de 450 billones de páginas web. Gracias a este servicio podemos ver por ejemplo, la página web de la UNAM en 1997. 

unam

O la página de la presidencia de México en 1996. 

presidencia

El problema, me parece, es que no deberíamos como nación dejar la responsabilidad de la preservación de nuestra memoria digital a una organización basada en otro país. Esto se debe, no a una xenofobia, sino a considerar que nosotros debemos  ser los primeros interesados en el resguardo de nuestro patrimonio digital.  La tecnología y los métodos para la colecta y resguardo de páginas web son todavía un trabajo en desarrollo, y como cualquier bibliotecólogo o archivista sabrá, no es posible (ni deseable) resguarda absolutamente todo. Antes de cómo lo cosechamos y cómo lo guardamos, la primeras preguntas son ¿qué cosechamos y cuáles criterios utilizaremos para definirlo? Me parece que esta respuesta será muy diferente de acuerdo a los intereses. Por lo tanto, tomar responsabilidad como nación por nuestro historial en la web debe de partir de una evaluación de lo que nos interesa. 

Adicionalmente, como bien lo ejemplifica el caso del portal 100 años, las instituciones y sobretodo las públicas deben implementar políticas para buscar que lo digital no desaparezca. Las publicaciones digitales tienen numerosas ventajas sobretodo en capacidad de difusión y alcance pero si vamos a apostarle a que formen parte de nuestra historia entonces debemos de encontrar formas de valorarlas y protegerlas, de la misma forma que hemos hecho con nuestra producción escrita impresa.  De lo contrario correremos el riesgo que todo este conocimiento se pierda para siempre. 

Publicado en humanidades digitales | Comentarios desactivados en La desmemoria digital

El procesador de palabras y la tesis

Como parte de la formación integral de todos aquellos alumnos y alumnas que se disponen a realizar una tesis, considero de suma importancia que el manejo del procesador de palabras vaya más allá de la simple captura y aplicación formato básico del documento (como cambio de los efectos, tamaño y tipo de letra o la configuración del interlineado y la justificación del texto). Me parece que al momento de realizar un documento extenso como el que se requiere para obtener un grado académico, el tesista debe manejar ciertas funciones especiales del procesador de palabras de su elección (o alcance) cualquiera que éste sea.

Si bien el procesador de palabras es –sin temor a equivocarme– uno de los programas informáticos más utilizados en el mundo académico, también creo que su uso por parte de los escritores universitarios suele ser limitado. Para abordar los temas que he considerado como fundamentales para el tesista, a continuación –a manera de comentario– describo ciertas funciones que se encaminan a la resolución de cuatro tareas comunes de quien elabora una tesis. Los temas son: 1) funciones relativas al manejo de estilos del texto; 2) creación automática de índices y tablas de contenido y referencias; 3) revisión del documento y 4) formato de página.

Sobre el tema de funciones relativas al manejo de estilo del texto, es importante considerar al antígrafo o calderón (¶) como un aliado que ayudará al escritor a visualizar saltos de línea o espacios no deseados, además de apoyarle para mostrar el código que el procesador de palabras genera cuando se crean referencias cruzadas por ejemplo y de ser necesario borrarlo. También es importante conocer la opción de copiado de estilo mediante el marcado del texto y la selección y aplicación del estilo deseado; o utilizando –en caso de que el procesador de palabras la tenga– la brocha de copiado de estilo. Finalmente para este tipo de tareas, es de suma importancia que el escritor sea capaz de asignar estilos al texto, tanto al cuerpo (normal) como a los títulos y subítulos (título 1, título 2) entre otras partes del documento como pies de figura, referencias, citas o tablas. La asignación de estilos permitirá al escritor identificar las jerarquías de los títulos, modificar el estilo en cascada, automatizar la edición del texto, trabajar en modo esquema o crear índices automáticos.

0 estilos

 Figura 1: Panel de estilos de LibreOffice 4.4

Para el tema de la creación automática de índices, tablas de contenido y de referencia, vale la pena retomar el tema del estilo del texto, ya que gracias a una buena aplicación de estilos, es posible crear tablas de contenido y editar las secciones del documento en la vista de esquema (outline) ya sea para cambiar la jerarquía de los apartados (por ejemplo mover de título 2 a título 3); o para mover de lugar apartados completos.

 

0 indiceFigura 2: Opción de Insertar Índice automático (o Tabla de Contenido) del procesador de palabras de Google Docs

 También es importante considerar del marcado (o selección) de palabras para la creación de índices onomásticos (índice de términos en los que se indican las páginas en las que se ubican); la definición de etiquetas para las tablas y figuras y su posterior alusión en el texto (por ejemplo cuando se crea una tabla y se le asigna un nombre o etiqueta y dentro de un párrafo se hace referencia a ella sin tener que actualizar el números secuencial de la tabla). Para la realización de tareas automáticas dentro del procesador de palabras, el trabajo con referencias es sin duda uno de los más beneficiados, ya que algunos procesadores de palabras (o complementos como EndNote) permiten la creación de bases de datos de referencias y su respectivo uso para la construcción automática del apartado de bibliografía del documento y para la inclusión de citas en el cuerpo del texto en distintos formatos (como MLA, Chicago o APA).

0 referencias

Figura 3: Panel de referencias de Microsoft Word 2011 

En el apartado relativo a la revisión de documentos, el centro de la presentación fue la activación de la función de control de cambios (track changes) y de la inserción de comentarios, que permiten al tesista y a su tutor interactuar y discutir dentro del documento. Asimismo revisamos la función de combinar documentos (merge documents) como alternativa para la consideración de observaciones –hechas por el tutor– en un documento donde no se activó la función de control de cambios. Combinando la versión revisada del tutor con la versión que se le envío, se pueden hacer evidentes las correcciones que el tutor marcó en la versión más nueva del documento.

0 cambios pages

Figura 4: Opción de control de cambios del procesador Pages de Apple.

Para el tema de formato de página, considero importante tener idea del manejo de secciones en un documento, para, en caso de ser necesario, poder poner páginas con orientación horizontal en un documento cuya orientación de sus páginas sea mayormente vertical. Para hacerlo se deben incluir dos saltos de sección uno al inicio de las páginas apaisadas y otro al final de la sección. Una vez marcada la página o serie de páginas se procede a configurar la página con la orientación deseada.

0 apaisada

Figura 5: Inserción de Secciones en Microsoft Word 2011

Finalmente, vale la pena incluir en esta serie de consideraciones la opción de insertar portada (a la que se le puede asignar un formato diferente e independiente al definido con los estilos generales del texto) y la opción de caja de texto flotante, que será útil para incluir información dentro de un esquema, al final de una página o que no se adhiere a ninguno de los estilos de texto definidos, cómo puede ser el empleo de formulas estadísticas, caracteres poco usados o notas al margen del documento.

Una vez que el tesista (y su tutor) se familiaricen con el manejo de estas opciones para el procesamiento de texto, la escritura de la tesis podrá centrarse en el fondo y no en la forma que es en muchas ocasiones motivo de distracción en las sesiones de escritura de tesis.

Cerremos este breve comentario con la recapitulación de las tareas y funciones que considero que un tesista debe manejar en el procesador de palabras al momento de iniciar con la elaboración de su tesis o de otros documentos extensos como ensayos, capítulos de libros, libros o artículos académicos.

1) Funciones relativas al manejo de estilos

  • Copiado de estilo (brocha)
  • Marcas de Formato, antígrafo o calderón o signo de párrafo
  • Vista de esquema (outline)

 2) Creación automática de índices y tablas

  • Índice automático
  • Índice onomástico
  • Número de figuras,  tablas automáticas y referencias cruzadas (Caption y Cross-reference)
  • Manejo de bibliografía

3) Revisión

  • Control de Cambios
  • Combinación de Documento (merge documents)

4) Formato de página

  • Secciones (para la inclusión de páginas verticales y horizontales en el mismo documento)
  • Cuadros de texto flotantes
  • Guardar con contraseña
  • Insertar portada

El presente artículo elaborado por @armartinell se publicó originalmente en http://www.uv.mx/personal/albramirez/2015/05/05/word_tesis/ con una licencia creative commons

Publicado en acceso abierto, Aprendizaje, Cultura libre, humanidades digitales, Tecnología | Comentarios desactivados en El procesador de palabras y la tesis

Humanidades digitales: entrevista a Alejandro Piscitelli

Por Paola Ricaurte y Jacob Bañuelos

¿Qué son las humanidades Digitales?

¡Qué no son! Hay tantas definiciones de humanidades digitales como gente que trabaja en ellas. Para hacerlo cortito podríamos decir que es la personificación de lo que hace varias décadas llamaban la tercera cultura, que es el intento de combinar -en un enfoque, en una lectura, en una intervención, en la creación de dispositivos- el arte y las ciencias. Por una parte, el arte y, por otra, las ciencias. En este caso las artes son más por parte de las humanidades y las ciencias por parte de lo digital. Pero tampoco es algo tan instrumentado, no es que se le suma un poco de tecnología a lo de antes para crear algo diferente, sino que es una cristalización de muchas cosas que se vienen haciendo desde hace mucho tiempo y que de repente cayeron en el paraguas del paréntesis de Gutenberg.

William Gibson habla de eversión, lo plantea como este lugar donde se toca lo analógico con lo digital y donde ya no dividimos más el mundo en el papel y la pantalla, sino que tenemos una transición permanente. Es una especie de cinta de Moebius: la pantalla y el papel, la pantalla y el papel. A eso lo llama eversión. Yo creo que la gente que está trabajando en esta superficie tan resbalosa, tan difícil de asir que es la eversión, es la gente que está trabajando en las humanidades digitales.

¿Qué hacen las humanidades digitales?

Las humanidades digitales expanden el campo de lo cultural significativo. Actualmente, lo cultural significativo está codificado, cosificado por lo que dice la academia, por lo que dicen los expertos, por lo que dicen los museos, por lo que dicen los negocios y, de repente, lo digital es decir que hay cosas mucho más allá de lo canónico. Hay más de 200 libros, hay decenas de miles más. Lo que hacen las humanidades digitales es construir nuevos objetos. Cuando en general estos nuevos objetos se instancian, se aprecian, toman forma en la web, ni siquiera son libros, no son música, son otro tipo de entidad. Una entidad nueva en un nuevo espacio de representación. Cuando Lev Manovich te habla de Selfiecity y te hace todo un trabajo sobre cómo se ven las selfies en las ciudades, es algo que no puede hacerse en el mundo analógico y no tienes forma ni siquiera de conceptualizarlo. Y bueno, las humanidades digitales lo que están haciendo es ser una especie de Colón, están avanzando sobre su nuevo espacio, están colonizando. Están generando un montón de nuevas superficies de inscripción, pero también de nuevas ecologías. Las humanidades digitales son como un gran motor de diseño especulativo.

http://selfiecity.net/

Selfiecity, Lev Manovich, 2014

¿Entonces sí es posible hablar tanto de nuevos objeto de estudio como de nuevas aproximaciones, de un real cambio de paradigma?

Hay de todo, porque no hay humanidades digitales, hay muchas formas de humanidades digitales. No son lo mismo las humanidades digitales académicas norteamericanas, que ya se han convertido directamente en un ámbito bastante convencional donde tienes profesores que quieren imponer sus temas, que las humanidades digitales latinoamericanas donde nadie sabe lo que son y las tienes que estar comprando con cucharita, para tratar de ver qué pasa.

Lo interesante es que se está disolviendo el objeto de investigación de las ciencias sociales, pensábamos que las ciencias sociales eran equis cosa y que encima -porque tiene mucho que ver con la temporalidad- y que encima teníamos todo el tiempo del mundo para estudiarlo. Un doctorado duraba 6-8 años para estudiar una cosa chiquitita, donde vos hacías tu trabajo de campo y terminabas haciendo la investigación que no importaba nadie y con suerte conseguías un tenure en una universidad o lo que fuera. Y ahora, si yo espero 6 años para estudiar Twitter, ya no existe más Twitter. Los tiempos de vida del objeto se achicaron brutalmente. Además como tenemos big data y tenemos huella digital y qué se yo, puedes hacer en semanas o meses investigaciones que antes te llevaban años o décadas. La temporalidad cambió totalmente.

Por otro lado empieza a haber mucha más ciencia experimentación digital, vos tenés muestras gigantes: Facebook hace una prueba de algo con 50 mil usuarios. Uno no tenía muestras de más de 50-100 casos y ahora están hablando de más de centenares de miles de casos. Todo está cambiando de una manera brutal. Y lo más divertido -lo más trágico- es que nadie se da cuenta, especialmente las universidades y especialmente los diseñadores curriculares. Entonces, sí, seguimos en esa cámara lenta de estar años por diseñar un proyecto, un currículum, pero cuando lo vamos a implementar, la mitad de las cosas que pusieron ya no tienen ninguna actualidad.

¿Qué dispositivos cognitivos, hablando de los dispositivos, necesitamos para abordar las humanidades digitales?

¿El congnitive toolkit que hay que tener hoy para meterse en este mundo? Bueno, algunas cosas que tienen que ver con programación, otras cosas que tienen que ver con visualización de la información, otras cosas que tienen que ver con abordajes transculturales, pero más que nada aprender a ver los objetos, que pueden aparecer en cualquier parte. La gran pregunta, la pregunta interesante, es que pueden aparecer en cualquier lado, no necesariamente en los libros, pueden aparecer en una visita al supermercado, pueden aparecer en un viaje que uno hace, pueden aparecer de repente, decir ¡epa! Mira que interesante esto, ¿no? Y bueno, hacerse buenas preguntas, una máquina de hacer buenas preguntas, no hacer preguntas convencionales. No es tanto qué debo saber para ver, o qué tanto tengo que saber para decidir, sino a qué lugares tengo que ir para poder pensar distinto.

¿Podemos hablar de usos emancipatorios de las humanidades digitales?

Bueno, eso es algo que tiene que ver con lo digital, con cualquier lenguaje o con cualquier herramienta. Lévi Strauss era un enemigo acérrimo de la escritura. En Tristes trópicos tiene un capítulo donde dice que generalmente cuando se habla de la escritura se hace en términos emancipatorios. Sin embargo, él considera que la escritura fue la principal herramienta de control y dominación, de domesticación. Entonces, ¿es una cosa o la otra? Es una cosa y la otra. La escritura emancipa porque te salva del torbellino oral, de esa discusión que hay durante Platón, Sócrates, si van a escribir o no van a escribir. Pero por otro lado también es una forma de esclavizarte, de convertirte en un número, convertirte en un dato. Y eso se nota muchísimo ahora con esta lucha por la privacidad en contra de las plataformas, cuando lo que queda registrado ahora no es tanto el texto como la huella digital, tu click. Entonces te preguntas si las plataformas digitales son emancipadoras o son controladoras, sí, bueno…las dos cosas. En el caso de las imágenes digitales hay usos emancipatorios de las imágenes digitales y hay usos esclavizantes, hay los dos. Y me parece que con el tema de lo digital, tomarlo como paracea o como salvataje es ridículo.

Las humanidades digitales pueden ser un bluff, pueden ser una moda, un fad, un fallacy, puede ser algo donde uno se cuelga para tener una identidad grupal, o lo que fuera, o pueden ser también un instrumento, una movida heurística, como decíamos antes, para expandir estas potencias, que en el caso de las ciencias sociales no son potencias de diez, son potencias de mirada, de otro tipo. Y en ese sentido, yo creo que lo que está haciendo Manovich, lo que está haciendo Moretti, lo que está haciendo Kirshenbaum, lo que están haciendo Heil, Liu lo que están haciendo todas estas gentes es realmente muy llamativo, muy interesante. Más allá de sus afiliaciones, si son profesores o no, si son norteamericanos o no, más allá de sus intereses y seguramente sus debilidades, o lo que fuera. Yo creo que lamentablemente en castellano estas cosas tardan mucho tiempo, no en traducirse porque el libro de Manovich se tradujo al mes de haber salido, sino en términos digamos de nuevas conversaciones, de nuevas discusiones y sobre todo de generación de nuevos dispositivos, como los que pueden generar ahora, a través del movimiento maker o todo lo que tiene que ver con hardware, software. Y ahí hay una gran discusión porque Manovich, en su libro dice “Software takes command” y Friedrich Kittler que formó parte de una corriente muy importante de alemanes en Berlín que trabajan sobre temas de arqueología de medios dice “el software no existe”, pero ¿cómo? El software, el “coso eso”, ¿no existe? Bueno, ahí tienes dos líneas totalmente diferentes y las dos muy ricas. Entonces, de alguna manera yo creo que lo más difícil, pero lo más interesante de este momento histórico es vivir en esta contradicción permanente, en esta paradoja permanente, de que alguien te diga “el software tomó el mando” y otro te diga “el software no existe”, pero los dos tienen razón.

Has mencionado varias veces el tema de las humanidades digitales en plural y el caso de las humanidades digitales en español ¿cuáles serían los desafíos para las humanidades digitales en América Latina?

Las humanidades digitales fueron canibalizadas en América latina y en España por los medievalistas y por la gente que hace estudios literarios, que es una rama de la rama de la rama pequeñísima, chiquitísima, de lo que hacen las humanidades digitales. Entonces vas a ver que los pocos lugares donde se llevan las humanidades digitales son facultades de filosofía y letras, o a veces sociales, pero no mucho más que eso. En América latina, España, tal vez, las humanidades digitales van a tener un destino muy diferente porque no pueden institucionalizarse. No tienen recursos, no tienen el peso que tienen en otros lados y no tienen inclusive el poder de cómputo que hay en otros lados. Todo es mucho más casero, todo es mucho más precario y todo es mucho más limitado. Obviamente vas a poder tener todo el poder del mundo y hacer tonterías y puedes tener muy poquitas y hacer cosas geniales, pero cuesta mucho abrir puertas. En América Latina, por ejemplo, en Argentina, la UBA tiene 13 facultades, de las cuales dos o tres son recientes y todas son absolutamente impenetrables, o sea, los de medicina en medicina, los de ingeniería en ingeniería y no tienen ningún interés en cruzarse y nada de nada. Curiosamente en Estados Unidos o en Europa hay más posibilidades de transdisciplinariedad, hay más chance, no se cuál es el motivo histórico de esto, de aferrarse desesperadamente a su cajita. El out of the box en América Latina es mucho más difícil y las posibilidades de llegar a una tercera cultura están muy mal vistas. Es como si vos cruzás el Rubicón que te lleva de las artes a las ciencias, eres un hereje, un traidor, y no puedes ser competente o fluido en ambas modalidades intelectuales o cerebrales. Esta idea de personas que son, por ejemplo, filósofos y programadores o bailarinas y pedagogas o artistas y robóticos, no es considerada seria, es raro. Los países latinoamericanos se consideran tan rompedores, tan disruptivos y sin embargo en lo académico son súper conservadores, súper convencionales. Entonces el trabajo de desarrollo de las humanidades digitales es mucho más difícil en nuestros países que en otros.

 

Recursos recomendados por Alejandro Piscitelli

1. Iniciación a las Humanidades Digitales

Berry, David Digital Humanities: First, Second and Third Waves http://stunlaw.blogspot.com.ar/2011/01/digital-humanities-first-second-and.html (Traducción de la Cátedra Procesamiento de Datos)

Ortega, Elika & Gutiérrez, Silvia Eunice “MapaHD. Una exploración de las Humanidades Digitales en español y portugués”. Cap 4 de Romero Frías, Esteban & Sánchez González, María (editores) Ciencias Sociales y Humanidades Digitales (2013)

The Digital Humanities Manifesto 2.0 http://www.humanitiesblast.com/manifesto/Manifesto_V2.pdf (Traducción de la cátedra)

Piscitelli, Alejandro Las “Digital Humanities” y cómo diseñar experiencias cognitivas en la era de la análitica cultural Cuadernos de FELAFACS

Prezi: Humanidades Digitales

2. El software toma el mando: Lev Manovich y el pasaje del cine a las bases de datos como organizador cultural

Lankshear, Colin y Knobel, Michele “Los nuevos alfabetismos y el problema de las mentalidades” y “Los nuevos alfabetismos como remix”. Caps 2 y 4 de Nuevos alfabetismos.  Su práctica cotidiana y el aprendizaje en el aula. Madrid, Morata 2011.

Manovich, Lev (2002) La vanguardia como software  http://www.uoc.edu/artnodes/espai/esp/art/manovich1002/manovich1002.html

Manovich Lev Image Processing and Software Epistemology. (Traducción de la Cátedra).

Prezi: Manovich

3. Franco Moretti y la lectura distante: los laboratorios de literatura y la tercera cultura

Moretti, Franco “Gráficos” en La literatura vista desde lejos. Barcelona, Marbot, 2007.

Moretti, Franco Gráficos, mapas, árboles—1 http://newleftreview.es/article/download_pdf?language=es&id=2482

Moretti, Franco Teoría de redes, análisis de trama http://newleftreview.es/article/download_pdf?language=es&id=2887

Prezi: Culturonomics

Bibliografía general

Hayles, Katherine. How we think. Digital media and contemporary technogenesis. Chicago, University of Chicago Press, 2012.

Manovich, Lev. Software Takes Command. New York, Bloomsbury Academic, 2013.

Latour, Bruno. Cogitamus. Seis cartas sobre las humanidades científicas. Buenos Aires, Paidós, 2012.

Piscitelli, Alejandro. El Paréntesis de Gutenberg. La religión digital en la era de las pantallas ubicuas. Buenos Aires, Santillana, 2011.

Ramsay, Stephen. Reading Machines: Toward an Algorithmic Criticism. Chicago, University of Illinois Press, 2011.

Vandendorpe, Christian. Del papiro al hipertexto: ensayo sobre las mutaciones del texto y la lectura. México, FCE, 2003.

Volpi, Jorge. Leer la mente. El cerebro y el arte de la ficción. México, Alfaguara, 2011.

 

Grupo de Humanidades Digitales en Zotero

https://www.zotero.org/groups/humanidades_digitales

Publicado en humanidades digitales | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios