Probablemente existan pocos momentos tan propicios para llevar a cabo conmemoraciones como el cumplimiento de un centenario. En 2014 se cumplieron 100 años del estallido de la Primera Guerra Mundial, lo que generó un boom de atención tanto pública como académica en torno al evento. En Europa, las conmemoraciones de la Gran Guerra han tomado diversas formas; se han llevado a cabo innumerables eventos, ceremonias, congresos, publicaciones y discusiones académicas sobre el tema. Una manifestación particular de este creciente interés en la Gran Guerra ha sido la proliferación de recursos digitales. Tal ha sido el caso de Europeana 1914-1918, una página que contiene materiales de 20 países europeos divididos en grandes categorías como son remembranza, propaganda, guerra áerea etc.  El sitio combina recursos de bibliotecas y archivos de todo el mundo con memorias y documentos de individuos en Europa.

Si bien se ha tratado de un fenómeno europeo, me parece muy interesante destacar el trabajo que se ha realizado en Gran Bretaña. El gobierno británico designó al Imperial War Museum (IWM) como el organizador central de las conmemoraciones británicas de la guerra, el cual recibió un financiamiento de 35 millones de libras por parte del gobierno. El IWM a su vez fundó el First World War Centernary Partnership, una red encargada de unir y realizar colectas de diversas organizaciones culturales y educativas a nivel local, regional, nacional e internacional. Esto resulta muy significativo pues, si bien es cierto que el grueso del financiamiento proviene del gobierno, el hecho de que parte de los recursos provengan de otro tipo de organizaciones nos permite vislumbrar que se trata de un proyecto más amplio, resultado de una acción conjunta que trasciende los intereses y discursos oficialistas. Como parte de los proyectos de conmemoración, el IWM creó el Imperial War Museum Centenary Website, proyecto que sigue activo y continuará actualizándose hasta el 2018.

Este sitio tiene como objetivo informar y difundir recursos así como eventos sobre la Gran Guerra que se estarán llevando a cabo en el mundo durante todo el periodo de conmemoración. Cuenta con un calendario de eventos que muestra la distribución geográfica de las conmemoraciones y la variedad cultural de las mismas, a la vez que promueve la difusión de contribuciones académicas. Este programa busca unir generaciones actuales y pasadas con las vidas, historias e impacto de la Primera Guerra Mundial.

El IWM Centenary Website está asentado sobre las colecciones visuales del museo y muestra una variedad artículos introductorios sobre diversos temas, desde los aspectos más tradicionales de la guerra como las trincheras, el armamento, o los poetas de guerra, hasta aspectos menos trabajados como el papel de la mujer en la guerra, diferentes frentes y los animales usados durante el conflicto.

La piedra angular del proyecto, es el Lives of the First World War Project, el cual busca crear un memorial digital permanente para más de ocho millones de hombres y mujeres de Gran Bretaña y el Commonwealth que participaron en la Primera Guerra Mundial antes de que termine el centenario. La base de datos está cimentada en las fichas oficiales de medallas pero depende de contribuciones públicas para acrecentar sus datos, agregar fotografías e información que ayuden a construir el memorial. Cada individuo cuya contribución a la Gran Guerra esté respaldada por documentos oficiales podrá tener una página personal llamada Life Story donde la información acerca de cada persona y sus experiencias de guerra puede ser relacionada a su Life Story por miembros del público.

Resulta sumamente interesante destacar que se trata de un proyecto colaborativo en el que los ciudadanos toman un rol activo en el proceso de recopilación y organización de la información. Esto permite un acercamiento e involucramiento del público que facilita la distribución y difusión de este tipo de proyectos, además de que profundiza el interés en las conmemoraciones.

Los proyectos digitales sobre la Gran Guerra en Gran Bretaña no se han limitado al trabajo llevado a cabo por el IWM; la British Library lanzó su propia página First World War Website, en la que los recursos de la biblioteca han sido divididos en temáticas generales relacionadas con la historia política, militar y social del conflicto. Además cuenta con una gran cantidad de imágenes y recursos visuales que acompañan a algunos se sus artículos. A diferencia de las otras páginas que he mencionado hasta ahora, la First World War Website está más dirigida a un público académico, los artículos que presentan están escritos por académicos internacionalmente reconocidos y buscar afrontar los distintos debates historiográficos que se han venido presentando desde el inicio de las conmemoraciones.

En este mismo tono, la BBC lanzó una iniciativa propia: http://www.bbc.co.uk/ww1. Algo que destaca en este proyecto es la combinación de distintos recursos y medios, ya que une una variedad de recursos auditivos, visuales y textuales. La mayor contribución de la BBC es el World War I at Home, una serie de artículos que unen historias en temáticas generales. Lo que destaca de estos artículos es que están orientados a un público local, es decir buscan mostrar historias locales del conflicto lo que permite a los usuarios filtrar las historias por regiones, pueblos e incluso códigos postales. Esto refleja la naturaleza variada de las contribuciones que hace el público y complejiza la idea de que hubo una experiencia única compartida en el “home front”.

bbc-mosaic-close-up

La existencia de proyectos cómo los que mencioné demuestra que las conmemoraciones del centenario de la Primera Guerra Mundial han sido objeto de gran interés para el público. Lo que resulta fundamental de estos proyectos es que no encajonan el entendimiento de la guerra en marcos de interpretación ya establecidos sino que permiten repensar la guerra a través de numerosas nuevas fuentes que por primera vez en la historia se ponen a disposición de cualquiera que esté interesado en el tema, no sólo el público académico, sino el público en general que puede acercarse a la historia de la guerra, a las conmemoraciones y ser un agente activo en ellas. Todo ello abre un mundo de posibilidades para desarrollar nuevas formas de ver y entender el conflicto que cambió por siempre la historia del mundo.

Por último, me gustaría hacer una breve reflexión en torno a otro centenario que se cumplió cuatro años antes, el de la Revolución Mexicana. Si bien es cierto que se llevaron a cabo diversas actividades, eventos, discusiones académicas y publicaciones sobre la Revolución y su conmemoración, no encontramos nada similar a lo que se ha estado desarrollando en Europa en estos años. ¿Acaso no habría sido posible poner en marcha algunos proyectos digitales de la misma naturaleza para conmemorar este centenario? Quizá se trate de un ejemplo más de lo mucho que nos queda por hacer en México en materia digital y nos lleve a resaltar que se trata de un campo fértil para desarrollar diversos proyectos e iniciativas como aquellas que se realizan en otras partes del mundo.

018