El día de Ada Lovelace

Recientemente me pidieron que hable acerca de las mujeres en el cómputo en las Jornadas de la Mujer que se llevarán a cabo en marzo de este año en el Instituto de Investigaciones Bibliográficas en la UNAM. Tengo que admitir que no sé nada del tema. No es mi área de investigación, ni siquiera un hobby. Francamente me parece que me han invitado por dos razones 1) soy mujer y 2) trabajo en cómputo. Sin embargo, la suma de estos dos factores sigue sin hacerme experta en el tema.

Acepté sin embargo porque creo firmemente en la equidad de género y considero que las mujeres tenemos mucho que aportar en el ámbito laboral y me frustra la enorme cantidad de obstáculos que la mayoría de las mujeres han tenido que afrontar para lograr una carrera profesional.   Aunque originalmente soy del área de Humanidades el trabajo que he realizado en el ámbito de las publicaciones digitales me ha llevado a tener mucho contacto en los últimos quince años con las áreas de tecnología e ingeniería. En la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM donde estudié Letras, estaba acostumbrada a estar rodeada principalmente de mujeres y los hombres solían ser la minoría. Sin embargo, al empezar a trabajar en proyectos de digitalización, bibliotecas digitales, bases de datos, repositorios y otros aspectos relacionados con recursos digitales en general, fue cada vez más frecuente encontrar que yo era la única mujer en la reunión. Conforme fui teniendo la oportunidad de colaborar con personas en posición de mando o de autoridad, era todavía más frecuente que solo fueran hombres.  Pese a que las mujeres constituimos poco más del cincuenta por ciento de la población, es claro que no ocupamos con igualdad ciertos espacios laborales y en particular los relacionados con las áreas de ciencia y tecnología que continúan siendo predominantemente espacios masculinos.

Al empezar a realizar la investigación para esta plática acerca de “Las mujeres y el cómputo” recordé un post escrito por una colega de UCL, Melissa Terras, acerca del papel que tuvieron las mujeres en la creación de una de las obras pioneras de las Humanidades Digitales, el Índice Thomisticus del Padre Busa. Para realizar el índice que contiene más de 9 millones de palabras, las obras de Santo Tomas Aquino fueran transcritas a tarjetas perforadas para ser leídas por la computadora. Lo que Terras rescata en su texto es que este trabajo fue realizado primordialmente por mujeres. Incluye una serie de fotografías en donde se muestra a las mujeres trabajando rodeadas (y supervisadas probablemente)
por hombres con traje.

busapunchcards
[Imagen  Creative Commons CC-BY-NC CIRCSE Research Centre, Università Cattolica del Sacro Cuore, Milan, Italy.]

Lo que no sabía y lo descubrí al releer el blog es que su post había sido escrito en el marco del día internacional Ada Lovelace. Este es un evento que se lleva a cabo anualmente para celebrar a las mujeres en la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.  La celebración fue propuesta for Suw Charman-Anderson en el 2009 para contrarrestar el poco reconocimiento, valor y hasta en algunos casos discriminación que sus compañeras dentro de estas áreas padecían en sus trabajos. Como explicó en su blog “las contribuciones que hacen las mujeres generalmente no son reconocidas, sus innovaciones raras veces mencionadas y sus caras poco reconocidas”.  Suw propuso escribir un post en su blog acerca de una mujer en la tecnología que ella admiraba pero sólo si otras mil personas hacían lo mismo.   Ahora es su quinto año, el día internacional de Ada Lovelace no es sólo un esfuerzo internacional de blogueo sino que además se llevan a cabo diversos eventos para reconocer el trabajo de las mujeres en estas áreas.

Se considera que la falta del reconocimiento del trabajo que han realizados las mujeres en las ciencias, tecnologías, ingenierías y matemáticas no sólo las perjudica como individuos sino que además lleva a una falta de modelos a imitar para niñas y mujeres jóvenes que pueden aspirar a carreras en estos ámbitos tradicionalmente masculinos. Esto exacerba los roles de género y entre otras factores conduce a un marcado desbalance en el número de mujeres que actualmente se dedican a este tipo de actividades. El doble objetivo de Ada Lovelace es reconocer las mujeres que nos han inspirado y ofrecer miles de ejemplos que a su vez puedan inspirar a las jóvenes a adentrarse en estos campos.

El día de Ada Lovelace generalmente se lleva a cabo el segundo martes de octubre aunque este no siempre ha sido el caso. Este año se llevará a cabo el 14 de octubre y durará 50 horas abarcando diferentes horarios y permitiendo una mayor cantidad de colaboraciones. La principal forma de celebración es a través de la creación de blogs aunque también se pueden realizar homenajes por medio de videos, podcasts, comics en la web, demostraciones, eventos tanto en línea como offline.  Aunque el evento desde el principio aceptó contribuciones en cualquier idioma, hasta el momento la mayoría de las participaciones han sido del Reino Unido y Estados Unidos en inglés.

El tema de la falta de representatividad de ‘otros lugares’ en las Humanidades Digitales ya es un tema favorito pero en esta ocasión creo que se agudiza aun más.  Si Ada Lovelace Day surgió en Inglaterra para aliviar la falta de reconocimiento de las mujeres en las ciencias y las tecnologías ¿qué sabemos nosotros de las mujeres en las ciencias y las tecnologías en Latinoamérica por ejemplo? En el mapa encontré dos entradas en Latinoamérica. El primero de México es un ejercicio inconcluso ya que el post no existe. El segundo de Costa Rica está a cargo de Alejandra de Fundación CIENTEC, una ONG para la popularización de C&T y de mejoramiento de la enseñanza en Costa Rica. Su entrada ofrece 6 videos con entrevistas a mujeres que están trabajando en ingeniería o ciencia y que hablan acerca de sus experiencias.  Los videos resultan interesantes ya que describen sus trayectorias, qué les gustaba jugar de niñas, cómo escogieron su carrera y qué experiencias han tenido como mujeres en esos ámbitos. Prácticamente todas hablan acerca de la importancia de trabajar duro y de no rendirse pero también acerca de los estereotipos que tuvieron que vencer para ser aceptadas. Comenta Ivannia Martínez: “Los niños se educan para ser ingenieros, doctores, astronautas y las niñas se educan para ser amas de casa, enfermeras, maestras y ahí es donde se van cerrando ese nicho de posibles profesiones muy buenos en donde por el estereotipo social quedan ahí”.  Celina Siles también se refiere a los prejuicios a los que uno se enfrenta cuando escoje una profesión que no se considera para mujeres: «Romper ese estereotipo, ese paradigma social que existe que la ingeniería es para hombres”.

Me parece un excelente esfuerzo por demostrar las experiencias de estas mujeres y en el espíritu del día de Ada Lovelace compartir las historias de mujeres que trabajan en las ciencias y tecnologías. Sin embargo, es solo una pequeña muestra de muchas experiencias y voces que no conocemos. Nuevamente la red mundial se presenta como una herramienta que puede permitirnos conocer más estas historias que no suelen estar en los medios predominantes.

Aunque continuo investigando para mi plática acerca de las “Mujeres en el cómputo” uno de los primeros problemas es la falta de información disponible, hecho que se refleja en la necesidad de crear esfuerzos como el de Ada Lovelace. Me parece que esto se complica aún más si trato de hablar de las mujeres en el cómputo en Latinoamérica. Simplemente parece que no existen. Tenemos mucho trabajo por delante.

Entonces empecemos por el principio… ¿quién fue Ada Lovelace? De esto escribiré en mi siguiente colaboración. Mientras tanto si algún lector conoce alguna referencia de mujeres dedicadas al cómputo en México o Latinoamérica en general, por favor avísenme [igalina @ unam.mx].

Acerca de Isabel Galina

Humanidades digitales, recursos digitales, publicaciones digitales. Investigadora en el Instituto de Investigaciones Bibliográficas, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Digital humanities, digital resources, electronic publishing. Researcher at the Institute for Bibliographic Studies, Universidad Nacional Autónoma de México
Esta entrada fue publicada en humanidades digitales. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El día de Ada Lovelace

  1. Pingback: Blog: Great post on Women, Technology, Ada Lovelace Day,… | Laurie N. Taylor

Los comentarios están cerrados.