ReArte.Dix Red Internacional de Estudios Digitales sobre la Cultura Artística

El objetivo de esta entrada es presentar ReArte.Dix (Red Internacional de Estudios Digitales sobre la Cultura Artística), una iniciativa que comenzó su andadura  en la Universidad de Málaga hace apenas medio año.  He de confesar, no obstante, que la presentación de ReArte.Dix, siendo en sí misma un hecho importante para todos los que hemos querido conformar esta Red, es también una  estrategia para  plantear algunas reflexiones que forman parte del debate contemporáneo sobre las Humanidades Digitales, y que explican, entre otros factores, el porqué de este proyecto.     

Quiero iniciar esta reflexión –e inaugurar así mi colaboración en este blog- transcribiendo las palabras con las que Isabel Galina finalizaba su entrada del 8 de noviembre de 2013: “El mundo de las Humanidades Digitales está creciendo y expandiéndose más allá de sus antiguas fronteras. La diversidad lingüística y cultural conviene a la disciplina. Sigamos buscando formas de documentar y compartir nuestras experiencias y nuestra historia”.

Los objetivos de ReArte.Dix y las circunstancias a las que responde están formulados en estas palabras. Que se produzca esta feliz coincidencia nos indica  que  ReArte.Dix participa de un núcleo común de preocupaciones, expectativas e inquietudes, a las que pretende dar respuesta, en unos casos; y en otros, contribuir al debate y el cuestionamiento.

¿Qué es ReArte.Dix? ReArte.Dix es un foro de trabajo y colaboración que emerge de un firme convencimiento: el factor digital, definidor de nuestra sociedad, conlleva de manera irreversible un cambio de paradigma en los modos de producción, distribución y  reutilización  del conocimiento, lo que implica profundas transformaciones también en los procesos de aproximación, análisis, interpretación, construcción, recepción y socialización de la cultura artística.  Pensar sobre estas transformaciones y asumir como propio el nuevo paradigma –basado, como sabemos, en los valores de cooperación, compartición, apertura, transversalidad, desjerarquización, horizontalidad-  define la esencia de ReArte.Dix. El acrónimo expresa el conjunto de factores que queremos articular: lo digital, la innovación y la experimentación aplicados a los estudios sobre la cultura artística, trabajando en red.

Así pues, todos los que formamos ReArte.Dix estamos aunados bajo una misma misión, sustanciada en los objetivos que se recogen en la Declaración de Málaga.  

Su origen institucional se encuentra aquí, en Málaga, en el III taller sobre Digital Art History que tuvo lugar entre los días 20 y 22 de junio de 2013 bajo los auspicios de la Universidad  de Málaga y con el apoyo de la Fundación Picasso Museo-Casa Natal. Este encuentro fue el evento catalizador en el que las inquietudes de los participantes encontraron una respuesta compartida. Este fue, pues, el momento en el que decidimos caminar juntos.

Pero el origen de ReArte.Dix se halla, en realidad, en la constatación de una triple problemática, con sus derivaciones asociadas, sobre las que veníamos reflexionando desde hace algún tiempo. Algunas de estas son comunes al campo general de las Humanidades Digitales, paraguas bajo el que ReArte.Dix se adscribe. Otras son más específicas del ámbito que a nosotros nos ocupa: la cultura artística.   

1. La primera tiene que ver con la tensión entre periferia y globalidad que desde hace algún tiempo se ha instaurado en el ámbito de las Humanidades Digitales.  La transformación actual de este campo en un fenómeno global es evidente. La emergencia de distintas asociaciones nacionales, que quieren radicar su concepto y práctica de las HD en sus propias idiosincrasias culturales, en sus tradiciones intelectuales e investigadoras, y en las circunstancias específicas –institucionales, políticas y económicas- de sus países, supone la desarticulación y desintegración de las HD entendidas como un modelo único y central de pensamiento, actuación y desarrollo. La crítica institucional al propio campo de las HD, que se viene ejerciendo desde hace algún tiempo, ha puesto de manifiesto cómo este ha sido –y sigue siendo, en buena medida- un ámbito de actuación liderado por  determinados grupos y personas pertenecientes al contexto anglosajón. Esta situación ha llevado implícito  el predominio, hasta ahora, de determinadas identidades culturales y lingüísticas en el campo de las HD, evidenciando el peligro de un renovado colonialismo cultural y geopolítico si no estamos atentos a dar validez y legitimidad a la diversidad. 

Sin embargo, la configuración de un nuevo escenario internacional ‘parece’ que empieza a hacer honor al plural implícito en la etiqueta ‘Humanidades Digitales’.   Pensar en términos de globalidad supone superar el esquema centro-periferia,  para empezar a pensar en términos de identidades culturales que tienen la capacidad de interactuar y provocar discursos transversales entre iguales en un escenario global.  Es cierto que todavía queda mucho camino por recorrer para llegar a unas auténticas Humanidades Digitales globales, pero el camino –confío- se ha iniciado.

Pues bien, la constitución de ReArte.Dix realiza su propia contribución a esta tensión, planteando el problema desde una doble perspectiva.  Por una parte, es una respuesta a la periferia territorial en la que todavía se sitúa España en la configuración del mapa geopolítico del institucionalizado campo de las HD.  Afortunadamente, en 2012 se constituyó en nuestro país la HDH (Humanidades Digitales Hispánicas. Sociedad Internacional), lo que nos otorga un nuevo marco institucional desde el que operar, pero la presencia de españoles en los foros internacionales de las HD –proyectos, grupos de interés, comisiones, congresos, publicaciones relevantes… – sigue siendo minoritaria, y en ocasiones solo testimonial. Por tanto, entre los objetivos de ReArte.Dix se encuentra potenciar la visibilidad y la presencia en el escenario internacional de nuestra producción científica y crítica, en concreto la relacionada con la cultura artística en su convergencia con el factor digital,  con el objetivo de que esta pueda dialogar en igualdad de condiciones con lo modelos culturales y científicos de otros contextos nacionales.   

En este sentido, ReArte.Dix también asume como responsabilidad propia –compartida con otras asociaciones emergidas en países castellano-parlantes- el fortalecimiento del castellano como vehículo de comunicación y  producción del conocimiento en el ámbito de las HD. 

Pero, se preguntarán, ¿por qué ahora una Red si ya existe una sociedad en España, la HDH? Porque ReArte.Dix -–y quizá esto sea incluso más importante para entender nuestra propuesta- también quiere ser respuesta a una periferia disciplinar.  Algunos de los problemas de la relación entre las HD, como campo institucionalizado,  y los estudios digitales y computacionales sobre la cultura artística los he abordado en un artículo que se publicará en breve en la revista artnodes (Humanidades Digitales, Digital Art History y cultura artística: relaciones y desconexiones). En este artículo muestro la sub-representación de estos estudios y de las personas implicadas en ellos tanto en los órganos de decisión de las HD, como en sus foros, recopilaciones, congresos, ensayos y estudios varios.  En este artículo también muestro cómo el diálogo entre la cultura artística, las tecnologías computacionales y el medio digital se nos presenta distinto si lo observamos desde fuera del campo de las HD,  desde la perspectiva de su  propia vertiente de desarrollo. Desde este ‘otro’ punto de vista,  observamos que la historia de esta convergencia ha tenido una  trayectoria propia continuada en el tiempo, aunque desconectada de las HD. Esta desconexión se explica, en buena medida, por la genealogía lingüístico-filológico-textológica que define el nacimiento de las HD como campo institucionalizado, tradición intelectual y disciplinar que todavía hoy advertimos en algunas definiciones y conceptualizaciones de las HD, aunque actualmente estas se hayan convertido en una etiqueta omniabarcadora y buena parte de sus investigaciones estén virando hacia las Ciencias Sociales y los estudios culturales. (En otra ocasión abordaré la problemática de esta etiqueta, que merece una reflexión por sí sola).  

Sea como fuere, lo cierto es que esta sub-representación existe; y esto ha contribuido a generar en determinados sectores de la Historia del Arte un estado de ansiedad y una necesidad urgente de reflexionar sobre cómo adoptar el paradigma de las Humanidades Digitales en este ámbito para actuar e intervenir de una manera inmediata.  La emergencia reciente de la denominada Digital Art History en el contexto anglosajón -con reveladores resultados en las investigaciones que se están acometiendo-, se enmarca dentro de este proceso de reformulación epistemológica y metodológica. 

ReArte.Dix también se sitúa en este escenario y asume estos mismos objetivos: facilitar y promover las condiciones que hagan posible la incorporación del nuevo paradigma digital en los procesos de análisis, interpretación, comprensión, distribución y recepción de la cultura artística, incrementando su presencia y visibilidad en el contexto de las HD.   No obstante, asumimos, y quizá por ello sea aún más necesaria nuestra iniciativa, que partimos de una situación disciplinar, institucional y cultural bien distinta.  Así, mientras en el ámbito anglosajón y norteuropeo el desarrollo de los estudios digitales aplicados a la historia del arte se ha asumido como una urgencia ‘real’,  en España no parece existir la conciencia de esta necesidad.  Es significativo, por ejemplo, que en un workshop celebrado recientemente en la Universitat Rovira i Virgili bajo el título El rol actual de la Historia del Arte, no existiese ninguna sección dedicada a analizar la función de la historia del arte en el siglo XXI desde su problematización digital. Es en este sentido que la articulación y acción de ReArte.Dix se hace más imperiosa.

Quiero precisar que nuestro objetivo es incidir en la idiosincrasia de la ‘periferia’ en la que nos encontramos; lógicamente, no para involucionar sobre nosotros mismos, sino como requisito para actuar con autonomía en un espacio global. Esto es: por una parte, queremos ofrecer un modelo de desarrollo propio que pueda dialogar en igualdad de condiciones con la emergente Digital Art History, nuevamente liderada por países e instituciones anglosajonas.  Por otra, queremos actuar  teniendo en cuenta las especificidades epistemológicas y metodológicas que conciernen al análisis e interpretación de nuestros objetos de estudio: la imagen, el sentido de lo estético,  la representación simbólica y formal de la cultura, la materialidad y la objetualidad de lo entendido como artístico, sus diatribas y expansiones intelectuales, su circulación social, económica y política, su recepción y apropiación colectiva…, y delinear un campo de estudio específico que expanda las HD  más allá de sus actuales límites.  Para nosotros, las HD son relevantes porque representan un nuevo horizonte epistemológico, metodológico, social, cultural e intelectual que consideramos irrenunciable, que es el que queremos integrar en el contexto de los estudios sobre la cultura artística, pero entendemos que esta tiene sus propios retos e incertidumbres, sus propios requerimientos metodológicos y condiciones epistemológicas, por lo que resulta necesario articular iniciativas y proyectos que intensifiquen de manera específica el foco sobre ellos.

2. La segunda problemática tiene que ver con la necesidad de auto-definición y auto-concepto, que también hace tiempo recorre el ámbito de las HD. ¿Qué somos?, ¿quiénes somos?, ¿qué hacemos? y ¿de dónde venimos? son preguntas que se vienen planteando de manera recurrente en distintos textos. Como bien dice Isabel Galina en el post antes citado: “Parte de la creación de una comunidad es también la construcción de su historia y la información relacionada con la misma (…)”

Esta inquietud por “buscar formas de documentar y compartir” ya se puso de manifiesto en la creación y lanzamiento en noviembre de 2012 de la plataforma PCDig (Patrimonio y cultura digital), un  proyecto con el que buscábamos -como se indica en la propia definición del portal-  constituir un conector de iniciativas, comunidades, personas, proyectos y grupos de investigación en España interesados en el estudio, reflexión crítica y análisis  de las interacciones entre cultura artística, lenguajes computacionales y medio digital.  El objetivo era –y sigue siendo- dar visibilidad a todas estas iniciativas que de manera aislada y desconectada estaban trabajando en este campo desde hacía tiempo, configurando un entorno que favoreciera el establecimiento de un marco de actuación común para el intercambio de conocimientos y la reflexión crítica conjunta.  ReArte.Dix es el resultado de este primer esfuerzo, y viene a complementar y reforzar la labor desarrollada hasta ahora por PCDig.

Parte de este proceso de auto-definición consiste también en establecer los factores-clave que caracterizarán el modelo de desarrollo que queremos aportar como contribución propia al escenario internacional, hasta ahora liderado por la Digital Art History.  Ya lo he dicho: partimos de unos objetivos comunes y compartimos unas mismas problemáticas, pero  hay algunas consideraciones que conviene tener en cuenta.

La fundamental de ellas se vincula al propio término Digital Art History, de la que derivan las demás. Si bien el término inglés es perfectamente entendible en el ámbito anglosajón, el equivalente literal español, ‘Historia del Arte Digital’, resulta demasiado ambiguo y equívoco [1]. No obstante, para nosotros el principal escollo reside en la etiqueta disciplinar ‘historia del arte’, la cual nos circunscribe, primero, a un ámbito de actuación académico; y segundo, nos delimita disciplinarmente. Y uno de los objetivos de ReArte.Dix es, justamente, desarticular estas dos ‘limitaciones’ y ‘determinaciones’. Así pues, nuestro foco no es tanto la historia del arte –aunque esta constituya el bagaje formativo de muchos de nosotros – sino la cultura artística en  la extensión de su significación. Adoptar este punto de vista nos permite ampliar las miras y resituarnos en el centro de un juego de fuerzas en el que, además de lo científico-académico (scholarship), convergen toda una serie de agentes: museos, instituciones patrimoniales, crítica de arte, comunicación cultural outsider, praxis artísticas, creadores, públicos…, que están integrados en ReArte.Dix. Buscamos, pues, generar una convergencia creativa y productiva entre el pensamiento sobre la cultura artística, las praxis artísticas y los procesos de creación digital, las nuevas lógicas de distribución y exhibición, y las diversas modalidades de recepción-uso-construcción-apropiación que caracterizan actualmente la relación de la sociedad con el acervo artístico-cultural.

Esta auto-definición tiene que ver, a su vez, con una realidad constatable: la existencia de una brecha cada vez más intensa entre lo que acontece en el ámbito académico y lo que sucede fuera de este. Sin duda, las actitudes e iniciativas más innovadoras que buscan la convergencia entre lo digital y la cultura artística suceden hoy fuera del contexto académico,  en otros lugares e  instituciones, bien sean los museos, bien sean las propuestas independientes y alternativas, individuales o colectivas, que emergen directamente en el medio digital. ReArte.Dix quiere integrar estos otros saberes, modalidades, experiencias y conocimientos, generando un entorno expandido y transversal.

Y esto me lleva al siguiente de nuestros objetivos, que prefiero formular a modo de pregunta: ¿hasta qué punto es válido seguir pensando en términos ‘disciplinares’ -en el sentido tradicional del término- en el contexto de las HD, que avanzan hacia una fusión de metodologías y epistemologías diversas? Es más, ¿hasta qué punto es útil hacerlo en un contexto de transformaciones gnoseológicas radicales, que es justamente en el que nos encontramos? ReArte.Dix también busca plantearse reflexivamente esta cuestión, escrutando nuevas intersecciones capaces de instaurar un nuevo orden epistemológico, crítico e interpretativo.

3. La tercera problemática, más fácil de reconocer porque la compartimos todos,  tiene que ver con las resistencias y disfuncionalidades que la asunción del nuevo paradigma asociado a las HD genera en el sistema institucional, administrativo y académico, del que aún dependemos y en el que, nos guste o no, tenemos que vivir.  Las transformaciones que la sociedad digital ha traído consigo en los nuevos modos de producción, distribución y uso del conocimiento, la cultura y las relaciones interpersonales implica profundos cambios en la cultura investigadora, en los procesos de investigación, en los propios conceptos de qué es investigar y qué son los productos de la investigación; todo lo cual, inevitablemente, genera problemas de resistencias –cuando no oposición- en nuestras comunidades; y asimismo, problemas de adecuación por lo que concierne a los procesos de evaluación, promoción, financiación y reconocimiento académico.  ReArte.Dix también asume este problema como una responsabilidad propia, definiendo entre sus objetivos fomentar la adecuación de los procedimientos institucionales y administrativos relacionados con los procesos de evaluación, acreditación y calificación a las especificidades y requerimientos propios de los proyectos, investigaciones e iniciativas de base  digital. Así, la elaboración de documentos de recomendaciones, criterios de buenas prácticas, etc., se encuentran en nuestra agenda.

Finalmente, y para concluir, vuelvo a las palabras de Isabel Galina con las que comencé esta reflexión: “Sigamos buscando formas de documentar y compartir nuestras experiencias y nuestra historia”.  No cabe duda de que necesitamos saber de dónde venimos, quiénes somos y qué hemos hecho hasta ahora.  Pero, a mi modo de ver, todavía más importante para construir comunidad es tener claro qué es lo que queremos/debemos ser; y de qué modo queremos avanzar en la construcción de nuestro futuro.  Por eso, quizá, la primera y gran responsabilidad de ReArte.Dix es la que se define en el punto 4 de la Declaración de Málaga: Apoyar la inclusión en todos los niveles educativos de una formación híbrida y transdisciplinar, de manera que las nuevas generaciones de expertos y profesionales de la cultura artística cuenten con una formación adecuada para afrontar los desafíos intelectuales y culturales de la sociedad digital.

ReArte.Dix está en marcha y abre sus puertas a todos aquellos que, impelidos por nuestras mismas motivaciones e inquietudes, quieran caminar junto a nosotros.

 

 

 

 


[1] Este puede hacer referencia tanto a la historia de las manifestaciones artística digitales, como a la construcción de una historia digital del arte.

Esta entrada fue publicada en Blog Humanidades Digitales y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.