Escuelas de Humanidades Digitales: Una respuesta a la necesidades de las HDs

Uno podría pensar que el surgimiento de  los campamentos de Humanidades digitales es una forma de responder a  diversas necesidades  del las Humanidades Digitales. En primer lugar, una escuela en Humanidades digitales se puede entender como un lugar que redefine y reafirma lo que hace que las personas se identifiquen como humanistas digitales. Después, por medio de talleres, ponencias  y discusiones  intensas e intensivas, se intenta delimitar  el campo de las HD y los diferentes ámbitos en los que  se desenvuelve un humanista digital. Finalmente, para darle un verdadero sentido a un campamento de Humanidades Digitales,  podemos citar a Stephen Ramsay: “Personally, I think Digital Humanities is about building things…. If you are not making anything, you are not …a digital humanist”. He aquí una de las finalidades de un campamento, formar humanistas digitales en aéreas plenamente identificadas y aceptadas por la comunidad de las HDs.

Sin embargo, todo lo anterior lo podemos resumir de una forma más ligera: una escuela en Humanidades Digitales principalmente se trata de una oportunidad para que los estudiantes y profesores se reúnan para una semana de entrenamiento, construcción de proyectos y socialización.

El número de participantes en los campamentos ha aumentado progresivamente; mucho está en función de lo patrocinios y las ayudas. La tarea de las escuelas en humanidades digitales se ha vuelto de suma importancia, ya que promueven las HDs y la gestión de proyectos en este ámbito. La importancia de estas escuelas es tal que las  escuelas de verano se han vuelto  parte de una  red  institutos que promueven la formación en Humanidades Digitales. Por mencionar algunas, tenemos Oxford Summer School, theCulture & Technology European Summer School in Digital Humanities, y el Digital Humanities Winter Institute.

El éxito de dichas escuelas lo podríamos atribuir al atractivo y al valor de las Humanidades Digitales como un conjunto de prácticas académicas combinadas con un fuerte espíritu de comunidad. Es decir, significa entrar en un ambiente en donde uno se pueda inspirar por la enorme variedad de orígenes de la gente que asiste a estas escuelas, los tipos de proyectos que se trabajan, y las posibilidades de saber que se pertenece a una comunidad donde podemos encontrar personas que se encuentran haciendo algo muy parecido a lo uno hace, y se da lugar al intercambio de ideas.

A pesar de que el aumento de participantes en estas escuelas de verano ha sido considerable, la asistencia a estos Summer camps es restringida. Todo es una consecuencia de la definición de HDs. Las  Humanidades Digitales son una alternativa rigurosa en las humanidades. El rigor radica en que no todo puede ser considerado Humanidades Digitales, y no todos pueden ser considerados humanistas digitales. Así las escuelas en HDs se vuelven parte de una cultura de la construcción de proyectos que sirven a una amplia audiencia, sin embargo , desde mi punto de vista, no se puede asimilar a todos, ya que no todos reconocen el valor de las HDs, empezando por las instituciones, por lo tanto no logran pertenecer a la comunidad. Otra razón por la cual no se puede asimilar a  todas las personas es por la creación de nuevo campo laboral, aún frágil y no muy bien definido. Una de las preocupaciones de la institución a la que asistí es si mi asistencia  a la escuela de verano contribuyó a la ampliación de mi campo laboral. Las HDs podrían ser como una alternativa a un mercado laboral que empeora; se presenta una ventaja en la búsqueda de empleo, pero como en todo, las instituciones se tienen volver selectivas a la hora del reclutamiento de personas que dicen pertenecer al campo de las HDs, para evitar la banalización del trabajo en las HDs.

De esta forma, considero que las escuelas en Humanidades Digitales son una forma  de presentar el panorama rápidamente cambiante en las  HDs. Lo que descubrí es que para muchos, la asistencia a estas escuelas se vuelve una suerte de “Introducción a las HD”. Es en este momento en el que muchos se dan cuenta de que las  HDs no son una subdisciplina independiente, y que son todos los miembros pertenecientes a la comunidad  los que construyen las HDs. Es decir, las Humanidades Digitales traen impregnada una esencia de igualdad y de participación comunitaria.

Las  instituciones que participan en la promoción de  las escuelas de verano en Humanidades Digitales , de cierta forma, participan en la transformación de las HDs. Las instituciones, como es el caso de la Universidad de Leipzig, se han visto en la necesidad de hacer cambios estratégicos para adaptarse a las nuevas directrices de tenencia y  promoción de las HDs. Entre estos cambios, están la creación de nuevas divisiones y la contratación de profesores especialistas en la materia. Así, uno de los objetivos  es fomentar una mayor colaboración entre todos los participantes. Una parte importante para estas escuelas de verano y para la Humanidades Digitales son los profesores. Estos son los mediadores en la multidisciplinariedad de las HDs y en la impartición del nuevo conocimiento en HDs. En conclusión, si una institución no está dispuesta a tomar medidas y a correr riesgos, no se van a producir grandes cambios.

Las escuelas en Humanidades digitales juegan un gran papel en la promoción de las HDs, y responden a los cuestionamientos  que muchos humanistas digitales se plantean. Es decir, estas escuelas fomentan la creación teórica en las HDs, establecen nuevas políticas y lineamientos, y participan en la democratización del saber.

Esta entrada fue publicada en humanidades digitales. Guarda el enlace permanente.