Británica: la impresión final

Por Paola Ricaurte Quijano

@paolaricaurte

 

When one considers the immense material for an encyclopedia , the only thing one perceives distinctly is that it cannot be the work of a single man.

Diderot

 

Marzo 13, 2012:

Después de casi 250 años, la Enciclopedia Británica dejará de imprimirse.

Este escueto anuncio declara oficialmente el fin de una era y conduce a la reflexión acerca de las implicaciones de la revolución digital. En este caso, no estamos hablando solamente de las consecuencias financieras para la industria editorial, sino del cambio de paradigma en las formas de producción, circulación y consumo de conocimiento.

La Enciclopedia Británica, con sus 32 elegantes volúmenes, era el símbolo más poderoso de una época en la que el saber enciclopédico -de los expertos, académicos, especialistas – se consideraba el de mayor prestigio y valor.

La era enciclopédica

Enciclopedia es una palabra que proviene de dos términos griegos ἐγκύκλιος (compuesto por la preposición ἐν, en, y el  sustantivo κύκλος, círculo) y παιδεία (educación). Hace referencia al conocimiento general, el conocimiento completo.

En el siglo XVIII, los ideales de la Ilustración se materializan en la publicación en Francia de la  Encyclopédie (1751-1772).  La  colección de 35 volúmenes editados por Diderot y d’Alembert reúne textos de las mentes más brillantes de la época (entre ellos Voltaire, Rousseau y Montesquieu) y se considera un manifiesto intelectual en contra de los poderes autoritarios de la Iglesia y el Estado. La Era de la Razón da pie a la consolidación de las Academias como centros de producción del saber, la producción editorial como industria y las revistas científicas como fuentes de autoridad.

La Encyclopaedia Britannica, la de mayor antigüedad publicada en inglés, aparece en 1768 en Edimburgo como reacción a la Enciclopedia francesa y constituye un legado de la ilustración escocesa. La primera edición consta solamente de tres volúmenes. Para su novena edición (1875) ya se había convertido en una reconocida fuente de referencia.

Durante los siglos XIX y XX fue el modelo de lo que debía ser una enciclopedia: un texto que reflejara la suma del saber humano. En los años cincuenta, una Enciclopedia Británica constituía un bien aspiracional de las clases medias que la adquirían a través de mensualidades.

Crónica de una muerte anunciada

La Encyclopaedia Britannica enfrentó crisis financieras en diversas ocasiones. Una de las principales críticas constituía la desactualización propia de las ediciones que se publicaban cada 25 años. Es solamente a partir de 1933 que la enciclopedia incorpora la revisión constante de sus reimpresiones en una proporción determinada. Otra serie de críticas se dirigían a la falta de precisión de ciertos artículos, las incongruencias entre su Macropaedia y su Micropaedia y los criterios editoriales para la selección de temáticas y asignación de espacio.

La impresión de 2010, que corresponde a la decimoquinta edición, será la última impresa. Después de siete millones de enciclopedias vendidas en su historia, la empresa se centrará su edición en línea y en la producción de contenidos educativos. Esta decisión –tan relevante en términos simbólicos-  responde a una realidad cada vez más ineludible: el estrepitoso declive de las ventas impresas en un universo que se encuentra dominado el acceso al conocimiento en línea.

De acuerdo con el NYT, 1990 fue el año de mayor venta de la Enciclopedia Británica: 120 mil en total. En 1996 esta cifra cayó a 40 mil y de las 12 mil enciclopedias impresas en 2010, se han vendido unas ocho mil hasta hoy. El mensaje en su sitio declara: “No te pierdas esta última oportunidad de poseer una de las colecciones de referencia impresos más importantes de todos los tiempos.” La última edición se vende por 1395 dólares.  Mientras, su versión en línea cuenta con 500 mil suscriptores que pagan al año 70 dólares por acceder a todos los beneficios.

A pesar de que la Enciclopedia Británica ya se ofrecía en Internet desde 1994, el proceso de transición hacia un modelo de negocio para la era digital no le resultó tan sencillo.

Nunca aprendemos de los errores ajenos

Un acontecimiento que auguraba lo que presenciamos hoy, y que pasó casi inadvertido, fue la desaparición de Encarta en 2009.  Esta enciclopedia multimedia, lanzada por Microsoft  en 1993 con un costo aproximado de 400 dólares, no pudo tampoco competir con el dinamismo de la información disponible en línea y la emergencia de nuevas formas de acceso al conocimiento. Jamás fue comparable con la Británica, pero era una buena alternativa para el público escolar.

Después de un bajo volumen de ventas, el precio del CD se ubicó en 99 dólares y posteriormente continuó decreciendo. En 1998, Encarta se hace disponible en Internet a través de suscripción y en el 2000 se libera el acceso para quienes compraran su CD o DVD. Al año siguiente vuelve a cobrar por acceder a los contenidos en línea.

A partir de 2008, la versión completa en inglés, Encarta Premium, contaba con más de 62 mil artículos, imágenes, audios, videos, contenidos interactivos, líneas de tiempo, mapas, atlas y herramientas de tareas.

La autoridad de los sabios vs. la sabiduría de las multitudes

La Enciclopedia Británica defiende su existencia y su lugar con el argumento de la autoridad, la precisión y el criterio editorial:
¡Más de 1.000 artículos nuevos y revisados ​​y 4.000 colaboradores expertos!
Escrita por premios Nobel, historiadores, curadores, profesores y otros expertos notables, la Enciclopedia Británica es un recurso de confianza con una perspectiva equilibrada y global. Usted puede aprender de las mentes mejores y más calificados en el mundo.

32 volúmenes contienen 44 millones de palabras que abarcan la amplitud del conocimiento humano  ¡más que cualquier otra enciclopedia impresa!

La Enciclopedia Británica combina temas de actualidad con cerca de 250 años de experiencia y ofrece la profundidad, amplitud y la información que nuestros lectores han buscado durante siglos. Con más de 4.000 colaboradores y 65,000 artículos, la Enciclopedia Británica es insuperable.

Británica ofrece la garantía de que toda la información es fidedigna y correcta. Todos nuestros artículos son escritos por expertos en sus campos. Británica tiene más ganadores del Premio Nobel autores que cualquier otra enciclopedia, y emplea a un equipo para revisar los artículos y asegurar que la información sea exacta y esté actualizada.

En oposición al argumento de autoridad, Wikipedia es la primera enciclopedia global: técnicamente puede ser escrita y leída por toda la humanidad. La funcionalidad del wiki -una plataforma en la que es posible contribuir colectivamente- incorporada a una enciclopedia, cuestiona y subvierte la concepción tradicional sobre la construcción del conocimiento académico oficial (institucional, jerárquico, formal, autoral) y la reemplaza por un saber no oficial, horizontal y anónimo.

Wikipedia ha derrumbado el paradigma enciclopédico basado en la erudición de los expertos y lo ha sustituido por el de la inteligencia de las multitudes. La visión original de Diderot acerca de un grupo de sabios letrados contribuyendo al bien de la humanidad resulta hoy obsoleta:

Este es un trabajo que no se puede completar, excepto por una sociedad de hombres de letras y obreros especializados, cada uno trabajando por separado por su parte, pero todos unidos únicamente por su celo por el interés de la raza humana y un sentimiento del bien común. 

Este bien común hoy no se construye por personas que trabajan de manera separada, sino colectiva. No son autoridades que escriben artículos firmados que se concretarán en un objeto comercial, sino comunidades anónimas que aportan su trabajo voluntariamente para que el producto sea consumido de manera gratuita y universal.

Existe aún la disputa acerca de la calidad de los artículos  y hay posturas reticentes al uso de Wikipedia, principalmente en medios académicos, pero eso es una discusión abierta.

Lo que es indiscutible, es que esta nueva de inteligencia colectiva se impone frente a las demás por su alcance global a través de Internet y su naturaleza (gratuidad, ubicuidad, inmediatez, colectividad, democratización). Wikipedia aparece como la referencia inevitable, la fuente por excelencia, una especie de base de datos infinita que aspira a convertirse en la memoria universal de la humanidad. Wikipedia vino, vio y venció.

La Británica lo sabía, tuvo la oportunidad de convertirse en una Wikipedia, pero no fue su opción. Veremos cómo responde su modelo de negocio digital en el futuro. Algunos autores sostienen que la Británica, a pesar de Wikipedia, tiene mucha vida por delante.

Dos paradigmas. Dos apuestas. Veremos hacia dónde se inclina finalmente la balanza.

No hay espacio para la nostalgia.

 

P.D: Este post hace cinco referencias a Wikipedia, tres a la Enciclopedia Británica y dos a la Enciclopedia francesa.

 

Cronología:

1768-1771 Primera publicación de la Enciclopedia Británica

1901 La publicación de la Británica

1933 Adopta la revisión continua de sus impresiones

1993 Microsoft lanza Encarta en formato de CD y DVD

1993 La Enciclopedia Británica se vende en CD

1994 Britannica Online se publica en Internet

1998 Encarta se publica en Internet

2001 Aparece Wikipedia

2009 Encarta es descontinuada

2012 La Enciclopedia Británica anuncia que no se ofrecerán más versiones impresas

 

Referencias:

Bosman, J. (Marzo 13, 2012). After 244 Years, Encyclopædia Britannica Stops the Presses. New York Times. http://mediadecoder.blogs.nytimes.com/2012/03/13/after-244-years-encyclopaedia-britannica-stops-the-presses/

Crovitz, G. (Marzo 18, 20012). Can Britannica rule the web? The Wall Street Journal. http://online.wsj.com/article/SB10001424052702304692804577285411517536598.html?mod=googlenews_wsj

Diderot, D. (2002). Encyclopedia. The Encyclopedia of Diderot & d’Alembert Collaborative Translation Project. Translated by Philip Stewart. Ann Arbor: MPublishing, University of Michigan Library.  http://hdl.handle.net/2027/spo.did2222.0000.004. Trans. of “Encyclopédie,” Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers, vol. 5. Paris, 1755.

Gilmor, D. (Marzo 14, 2012). Encyclopedia Britannica in the age of Wikipedia. The Guardian. http://www.guardian.co.uk/commentisfree/cifamerica/2012/mar/14/encyclopedia-britannica-wikipedia?INTCMP=ILCNETTXT3487

Gordon, C. (Febrero 6, 2011). The Truth According to Wikipedia. The Huffington Post. http://www.huffingtonpost.com/claire-gordon/the-truth-according-to-wi_b_819247.html

Jack, I. (Marzo 16 de 2012). Printed encyclopedias were once a rare source of knowledge. But no more. The Guardian. http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2012/mar/16/encyclopedia-britannica-sum-of-human-knowledge?INTCMP=ILCNETTXT3487

McCarthy, T. (Marzo 13 de 2012). Encyclopedia Britannica halts print publication after 244 years. The Guardian. http://www.guardian.co.uk/books/2012/mar/13/encyclopedia-britannica-halts-print-publication

Rosenblum, M. (Marzo 14, 2012). Au revoir Britannica. The Guardian. http://www.guardian.co.uk/media-network/media-academy-blog/2012/mar/14/au-revoir-britannica?intcmp=239

The Huffington Post (Marzo 13, 2012). Encyclopaedia Britannica To Cease Print Edition After 244 Years. The Huffington Post. http://www.huffingtonpost.com/2012/03/13/encyclopaedia-britannica-online_n_1343263.html?ref=tw

Williams College  Libraries. Should I cite Wikipedia? Probably not. http://library.williams.edu/citing/wikipedia.php

Esta entrada fue publicada en Conocimiento abierto, Enciclopedia Británica, humanidades digitales, Wikipedia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.